El desafío ético de la globalización Reportar como inadecuado




El desafío ético de la globalización - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Globalización- significa que todos dependemos unos de otros. Las distancias importan poco ahora. Lo que suceda en un lugar puede tener consecuencias mundiales. Gracias a los recursos, instrumentos técnicos y conocimientos que hemos adquirido, nuestras acciones abarcan enormes distancias en el espacio y en el tiempo. Por muy limitadas localmente que sean nuestras intenciones, erraríamos si no tuviéramos en cuenta los factores globales, pues pueden decidir el éxito o el fracaso de nuestras acciones. Lo que hacemos o nos abstenemos de hacer puede influir en las condiciones de vida o de muerte de gente que vive en lugares que nunca visitaremos y de generaciones que no conoceremos jamás.

Tipo de documento: Artículo - Article





Fuente: http://www.bdigital.unal.edu.co


Introducción



El desafío ético de la globalización ZygmuntBauman lobalización- significa que todos dependemos unos de otros.
Las dis­ tancias importan poco ahora.
Lo que suceda en un lugar puede tener consecuencias mundiales.
Gracias a los recursos, instrumentos técnicos y conocimientos que hemos adquirido, nuestras acciones abarcan enormes distancias en el espacio y en el tiempo.
Por muy limitadas localmente que sean nuestras intenciones, erraríamos si no tuviéramos en cuenta los factores globales, pues pueden decidir el éxito o el fracaso de nuestras acciones.
Lo que hacemos (o nos abstenemos de hacer) puede influir en las condiciones de vida (o de muerte) de gente que vive en lugares que nunca visitaremos y de generaciones que no conoceremos jamás. G Seamos conscientes o no, éstas son las condiciones bajo las que hacemos hoy nuestra historia común.
Aunque buena parte (y muy posiblemente toda o casi toda) la historia que se va tejiendo dependa de decisiones humanas, las condiciones bajo las que se toman estas decisiones escapan a nuestro control. Una vez derribados la mayoría de los límites que antes confinaban nuestra po­ tencial acción a un territorio que podíamos inspeccionar, supervisar y controlar, hemos dejado de poder protegernos, tanto a nosotros como a los que sufren las con­ secuencias de nuestras acciones, de esta red mundial de interdependencias. No se puede hacer nada para dar marcha atrás a la globalización.
Uno puede estar -a favor- o -en contra- de esta nueva interdependencia mundial.
Pero sí hay muchas cosas que dependen de nuestro consentimiento o resistencia a la equívoca forma que hasta la fecha ha adoptado la globalización. Hace sólo medio siglo, Karl Jaspers podía aún separar limpiamente la -culpa moral- (el remordimiento que sentimos cuando hacemos daño a otros seres huma­ nos, bien por lo que hemos hecho o por 10 que hemos dejado de hacer) de la -culpa metafísica- (la culpa que sentimos cuando se hace daño a un ser humano,...






Documentos relacionados