Roda, el sueño de una mano Reportar como inadecuado




Roda, el sueño de una mano - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.





Tipo de documento: Artículo - Article

Información adicional: Desde el Jardín de Freud se reserva los derechos de reproducción y publicación de la obra en cualquier medio impreso y-o digital que permita el acceso público a la misma.   Excepto que se establezca de otra forma, el contenido de esta revista cuenta con una licencia Creative Commons -reconocimiento, no comercial y sin obras derivadasâ- Colombia 2.5, que puede consultarse en http:-creativecommons.org-licenses-by-nc-nd-2.5-co-





Fuente: http://www.bdigital.unal.edu.co


Introducción



l as ilustr aciones juan antonio roda Roda, el sueño de una mano Sa muel Vá s que z* Taller de Artes de Medellín, Colombia. a María Fornaguera C * e-mail: samuelvasquez@une.net.co uando se habla de poesía visual y observamos los ingenuos juegos tipográficos que algunos presentan como tal, o vemos la imaginación obvia que otros exhiben en sus plantillas de palabras repetidas formando un perfil que remeda el objeto que la palabra designa, no dejamos de pensar que un artista como Chagall, con esa bella evocación de su pueblo y de su infancia y su visión sincrética de niño, es, él sí, un Poeta Visual.
Pensamos que, en general, la poesía visual se ha dado con más naturalidad y menos ostentación en las artes plásticas.
En Colombia, artistas como José Antonio Suárez y Juan Antonio Roda en sus grabados, han hecho algunos de los más genuinos poemas visuales en Latinoamérica. Con el inicio de sus series de grabados, en 1971, Juan Antonio Roda rompe con su obra anterior: asume una poética generadora y abandona las estéticas ya establecidas a las que se había adherido.
Desde ese momento no representa, no repite lo visto, no es objetivo.
En sus grabados imagina, crea una visión, construye una nueva sintaxis con formas reconocibles.
Y su imaginación nos hace ver.
Esta visión es una función activa que agrega algo “que no estaba antes el mundo”, y difiere sustancialmente de la percepción, función receptiva, propia del espectador. Esta capacidad de mirar lo que no ha visto es una potencia creadora, y hacerlo visible a los demás, mostrarlo, es un talento artístico. La palabra fue urgencia reveladora de la primera caída del hombre.
El verbo primigenio, el verbo del Paraíso es el silencio.
Solo después de la expulsión emerge la palabra, producto exclusivamente humano —que Dios ignora y sospecha— como una necesidad de los desterrados para decir lo no evidente.
Más allá del nombre diferenciador de las cosas, el lenguaje busca descif...






Documentos relacionados