El punto cero de la historia Reportar como inadecuado




El punto cero de la historia - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Hans Gumbrecht, profesor del Departamento de Filología Románica de la Universidad de Stanford, desarrolla en este texto una tesis que combina una visión universotológica teoría de la academia y de sus avatares históricos sobre los estudios humanísticos

Tipo de documento: Artículo - Article





Fuente: http://www.bdigital.unal.edu.co


Introducción



El punto cero de la Historia Hans Gumbrecht StanfordUniversih- El siguiente texto es una adaptación relativamente abusiva v hecha por nosotros sobre la base de las grabaciones de la conferencia dictada por Hans Gumbrecht el de Septiembre de 1998 en el Departamento de Sociología de la Universidad Nacional en Bogotá.
Decimos que es abusiva porque no tiene el aval final del autor.
Después de muchos intentos de publicar los textos de estas tres conferencias -fueron tres- hemos resuelto, haciendo de necesidad virtud, dar a conocer del gran público, dada su importancia, originalidad - --igencia ciertas, lo que unos pocos privilegiados en nuestro departamento pudimos oir.
Naturalmente nos atenemos a la transcripción -fiel- de las cintas hecha por el estudiante José Duarte, pero se comprenderá que hacen falta algunos ajustes necesarios en toda versión escrita.
Y estos son de nuestra coseclia. [Carlos Llribe Celis] E l punto cero de la Historia (con mayúscula) corresponde al momento presente de nuestra confrontación académico intelectual con el pasado.
Aquí me propongo describir este momento que corresponde justamente a la situación contemporánea donde las clásicas praxis de aplicación y legitimación de lo que los científicos sociales hacemos han entrado en una crisis profunda.
No sabemos en esta hora, si somos capeces de reconocerlo sinceramente, qué hacer con la historia.
Pero al mismo tiempo -tal la paradoja- parece haber un anhelo popular por la historia, por fuera de la academia, más grande que nunca.
La gente se siente atraída por los museos, los visita en busca de algo y no sabemos muy bien por qué. Puede ser que yo esté aquí apovándome en un punto de vista muy particular, a sabiendas de que mi formación es europea, alemana y desde 1989 me hallo enseñando en los Estados Unidos, lo que tal vez condiciona una cierta inclinación pesimista que quizá no tiene por qué ser compartida por los científicos sociales de este país (Colombia).
E...






Documentos relacionados