Jesús antonio bejarano.estela del amigo y maestro chucho bejarano Reportar como inadecuado




Jesús antonio bejarano.estela del amigo y maestro chucho bejarano - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



-

Tipo de documento: Artículo - Article





Fuente: http://www.bdigital.unal.edu.co


Introducción



In Memoriam Jesús Antonio Bejarano Estela del amigo y maestro Chucho Bejarano Gabriel Restrepo L a inteligencia posee una propia belleza.
Incorpórea, supera la del mismo rostro.
Indeleble, excede la temporalidad de la vida.
No necesita de afeites ni de adornos distintos a su misma gracia. La inteligencia solo precisa de la voluntad para acrecerse.
Y ganas de ser y de saber no escasearon jamás en una persona que contra toda apuesta del destino se hizo a sí mismo sin los cordones umbilicales de la genealogía o del clientelismo. El paso del tiempo permitirá reparar cuanto había de la Colombia de veras en Chucho.
De su Tolima.
De ese espíritu levantisco, pero jocundo y fundador de pueblos.
Porque fue un ciudadano del mundo, pero afianzado como las ceibas en el humus de su tierra, con la fuerza indómita de las etnias originarias y la energía de las mezclas que bregaron por los riscos. La Universidad Nacional fue nodriza de su talento y también la mano que cerró benévola sus párpados.
Nada en su hoja de vida hay que no haya sido ganado a pulso del esfuerzo intelectual.
Como estudiante, pasó muchos días y noches en Gorgona, las residencias estudiantiles, entre tintos claros y espesos, salchichón y aguadepanelas, siempre conversador achispado como en feria de domingo.
Y más que en otro aliento respiró entre libros y escrituras una soledad poblada de país. Maestro de maestros, su obra económica e histórica, siempre critica, lúcida, irónica, narrada con pericia técnica, pero al mismo tiempo con sagacidad de * Profesordel Departamento de Sociología, Facultad de Ciencias Humanas, Universidad Nacional de Colombia. novelista, abrió el camino para una comprensión no parroquial de este descorazonador pero amado país. ¿Cuándo hubiera imaginado que el sumergir sus pesadillas y sus noches en la iluminación del profundo mal de Colombia, que se llama la miseria del campo, lo llevaría con lúgubre fatalidad a una muerte prematura y violenta, semejan...






Documentos relacionados