In memoriam. académico emérito y doctor horacio martínez romero Report as inadecuate




In memoriam. académico emérito y doctor horacio martínez romero - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.

Cirugía y Cirujanos 2005, 73 1

Author: Antonio López-Bermúdez

Source: http://www.redalyc.org/


Teaser



Cirugía y Cirujanos ISSN: 0009-7411 cirugiaycirujanos@prodigy.net.mx Academia Mexicana de Cirugía, A.C. México López-Bermúdez, Antonio In memoriam.
Académico Emérito y Doctor Horacio Martínez Romero Cirugía y Cirujanos, vol.
73, núm.
1, enero-febrero, 2005, pp.
75-76 Academia Mexicana de Cirugía, A.C. Distrito Federal, México Disponible en: http:--www.redalyc.org-articulo.oa?id=66273115 Cómo citar el artículo Número completo Más información del artículo Página de la revista en redalyc.org Sistema de Información Científica Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto In memoriam Cir Ciruj 2005;73:75-76 In memoriam. Académico Emérito y Doctor Horacio Martínez Romero Acad.
Dr.
Antonio López-Bermúdez* Horacio Martínez Romero, el hombre cabal, el médico humanista, el poeta soñador, el Académico Emérito, el padre amoroso, el hijo respetuoso y el esposo amante, sabía que la vida tiene un amanecer.
El suyo fue el 18 de septiembre de 1918, un sol esplendoroso para un atardecer con un ocaso maravilloso que disfrutó a plenitud en Holbox —con sus milenarias cacerolitas de mar—, acompañado por hermosos flamingos y una noche eterna con una estela de recuerdos que dejó una vida de gran responsabilidad. Hacho: Recordemos nuestra pelea del invierno de 1936 cuando nos conocimos en la ventanilla de doña Tina Rico, donde nos disputamos entrar primero a la Escuela Nacional Preparatoria, nuestro frente común contra las huestes de Paco Higuera y el Pistolo Torres, capitaneadas por el inefable Negro Moreno Islas, que más tarde serían nuestros grandes amigos.
Y los versos y los “gallos” a media docena de hermosas compañeras, que siempre terminaban al amanecer en los caldos de “indianilla”.
¿Te acuerdas de los viajes a Chilpancingo, fin de un camino de lodo y terracería que venía de Mezcala y México para l...





Related documents