Sumateanos, historias de sueños y realizacionesReportar como inadecuado




Sumateanos, historias de sueños y realizaciones - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.

Resumen

Conocí Súmate a principios del año 2008 cuando buscando realizar alguna labor social que me hiciera sentido, encontré un anuncio en internet que solicitaba voluntarios para un taller de Expresión Escrita. Los beneficiarios eran jóvenes de escasos recursos pertenecientes a un programa de becas dependientes del Hogar de Cristo, quienes junto a estudiar carreras técnico profesionales, debían asistir a diversos cursos de formación paralela, entregados en la fundación. Envié mi currículo, una carta motivacional y a la semana me encontraba en una capacitación en compañía de otros voluntarios que impartirían el taller. Básicamente nos presentaron el programa. Su misión: -aumentar la empleabilidad de jóvenes destacados por su esfuerzo y espíritu de superación, que viven en situación de pobreza, mediante el ingreso y desempeño exitoso en la educación técnica superior. Además de fortalecer sus habilidades para el trabajo y promover un comportamiento socialmente responsable, inspirado en la espiritualidad de San Alberto Hurtado- Nos explicaron que los becados permanecen dos años en el programa, donde reciben una ayuda económica , un plan de formación que incluye reforzamiento académico, desarrollo en habilidades para el trabajo e incentivo de la responsabilidad social y ciudadana; además de apoyo en la colocación laboral. Por otro lado, nos recalcaron nuestro rol de modelos a seguir y por tanto, la importancia de cuidar la puntualidad, la responsabilidad, el respeto, la confianza y lo que se dice. Todo esto, además de entregar los contenidos y observar lo más cuidadosamente posible lo que estuviera pasando con nuestros alumnos, atentos a cualquier cosa que nos pareciera importante informar a sus respectivos facilitadores. Así, un 17 de abril hice mi primera clase y once fueron los ‘sumateanos’ que atentos escucharon y participaron con entusiasmo de ella. Para la segunda sesión decidí flexibilizar las actividades y les pedí que escribieran una pequeña autobiografía. Ésta me permitiría por una parte evaluar el nivel de redacción y por otra, conocerlos un poco más. Leyendo más tarde estos fragmentos de vida y ya con la convicción de que Súmate era una sólida ayuda en lo que a superación de la pobreza se refiere, sentí el impulso por rescatar historias que pensé, mucha más gente debía conocer. Por una parte, en un Chile donde un 11,4% de la juventud vive en situación de pobreza y las cifras de desempleo, según el INE, rondan el 19% para quienes tienen entre 20 y 24 años, vi en este programa una luz de esperanza y ejemplo a seguir, pues ha logrado en poco tiempo –la primera generación ingresó el año 2003- impulsar a cientos de jóvenes provenientes de los sectores más pobres del país, a seguir estudiando y alcanzar la no despreciable meta de hacer saltar a sus familias desde el primer al tercer quintil de ingresos. Consideré así a esta particular beca como un proyecto original e interesante que se debía difundir; y por otra parte, distinguí en las historias de vida de quienes habían experimentado el ser ‘sumateano’, una gran riqueza y excelente forma de constatar el impacto del programa que los propios beneficiarios perciben y palpan en su cotidianeidad. Resolví entonces que sus experiencias fueran lo medular de esta memoria y sus propias voces las encargadas de revelarnos sus historias, motivaciones y sueños, haciendo hincapié en lo que significó Súmate en sus existencias. Decidí además contemplar sólo a egresados de la beca -generaciones 2003 a 2006-, pues ya estaban insertos en el mercado laboral ; lo que por un lado tiene directa relación con la expresa misión de -incrementar la empleabilidad de los jóvenes-, y por otro, supone a chicos que tienen una visión más completa del impacto que significó el programa en sus cortas, pero experimentadas vidas. De esta forma, tras una larga revisión de datos , correos electrónicos y llamadas telefónicas, seis fueron los ´sumateanos’ que trabajaron conmigo en largas y conmovedoras entrevistas, en las que fueron reconstruyendo sus vidas, cada uno a su manera y propio ritmo, para finalmente poder dar a conocer los relatos y testimonios que más adelante descubrirán.Nota general

Memoria para optar al título de Periodista



Autor: Carrasco Molina, Gabriela; -

Fuente: http://repositorio.uchile.cl/



DESCARGAR PDF




Documentos relacionados