Macaca Reportar como inadecuado




Macaca - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.

La Colmena 2006, 51-52

Autor: Dacia Maraini

Fuente: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=446344562013


Introducción



La Colmena ISSN: 1405-6313 lacolmena@uaemex.mx Universidad Autónoma del Estado de México México Maraini, Dacia Macaca La Colmena, núm.
51-52, 2006, pp.
100-103 Universidad Autónoma del Estado de México Toluca, México Disponible en: http:--www.redalyc.org-articulo.oa?id=446344562013 Cómo citar el artículo Número completo Más información del artículo Página de la revista en redalyc.org Sistema de Información Científica Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto Dada Maraini Macaca í^o señor comisario, oseñora comisaria, ¿cómo debo llamarla?, discúlpeme, no quería hacerle daño, sólo quería que él me pagara al menos una vez, porque nunca me había pagado, nunca.
Durante el día me telefoneaba treinta veces de su oficina: «Macaca, ¿cómoestás?», y nunca un pleito.
me lo envidiaban todas mis amigas, decían: «te adora», yeso era muycierto.
Yluego, creo que en el segundo año de matrimonio, una mañana me dice: «ven aquí. Macaca.» Elme llama así, macaca; lo hace por cariño y porque, según él, parezco una mona.
Me llama, pues, y me dice, «Enséñame las manos.
Macaca.» Se las muestro bajo la nariz y él tuerce la boca: «Están maltratadas.
¿Dónde están aquellasmanos tan bonitas, por las cuales me case contigo?» «No sé; tal vez se deba a los detergentes.» Luego me dice: «Arrodíllate y pide perdón.» «Pero ¿perdónde qué?» «Perdón por haber transformado aquellasmanos tan bonitas en manosde ama de casa.» «Pero Pippo.» «Si me amasarrodíllate.
Es un juego. Macaca, es un juego; no podemos ser siempre tan serios.
Juguemos un poco, ¿no? Todo es tan aburrido.» Me arrodillé, yél, riendo, me dio una cachetada. «Para que aprendas a no arruinarte las manos.
Ahora pide perdón.» «Pero por qué, Pippo.» «Por haber cambiado yhaberme aburrido.» Era la primera vez que mi marido...





Documentos relacionados