Fragmentaria: atisbos Reportar como inadecuado




Fragmentaria: atisbos - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.

La Colmena 2012, 76

Autor: Heber Quijano

Fuente: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=446344460003


Introducción



La Colmena ISSN: 1405-6313 lacolmena@uaemex.mx Universidad Autónoma del Estado de México México Quijano, Heber Fragmentaria: Atisbos La Colmena, núm.
76, octubre-diciembre, 2012, pp.
85-86 Universidad Autónoma del Estado de México Toluca, México Disponible en: http:--www.redalyc.org-articulo.oa?id=446344460003 Cómo citar el artículo Número completo Más información del artículo Página de la revista en redalyc.org Sistema de Información Científica Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto Fragmentaria: Atisbos Heber Quijano Variaciones sobre un plagio I Ésta es la historia de un asesinato encontrada en una hoja suelta.
En ella dos sombras salían por la noche y decían: “Vamos a matarlo”.
El resto era absolutamente inteligible por una mancha de sangre que me subía a borbotones de la hoja a la boca. II Ésta es otra historia de un escritor que escribía con sangre la historia de un escritor que narraba la vida de dos sombras que a su vez se convertían en los personajes de un escritor que describía la sangre de las sombras en un cerrar de ojos. III Ésta no es ninguna historia, sino los apuntes de un reportero de nota roja. El eco Fragmentaria: Atisbos Heber Quijano La Colmena 76, octubre-diciembre 2012 Abriste la puerta, con el susto apretándote los huevos que hacían gárgaras con el oxígeno que difícilmente fluía hacia tus pulmones.
Saliste corriendo, capoteando los carros que se avispaban por tus costados, para levantar el bulto inerte: tu cuerpo apenas atropellado brutalmente por un autobús de pasajeros, mientras volteabas sorprendido para ver cómo abrías la puerta y salías corriendo esquivando la estampida de bisontes para recoger tu cuerpo inerte apenas abrías los párpados durante el sueño. 85 Brindis de amor Porque él había prometido hacerla feliz hasta que “la muerte los separe”, y ...





Documentos relacionados