Tenía que decírtelo Reportar como inadecuado




Tenía que decírtelo - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.

Ciencia Ergo Sum 2011, 18 (1)

Autor: Heber Sidney Quijano Hernández

Fuente: http://www.redalyc.org/


Introducción



Ciencia Ergo Sum ISSN: 1405-0269 ciencia.ergosum@yahoo.com.mx Universidad Autónoma del Estado de México México Quijano Hernández, Heber Sidney Tenía que decírtelo Ciencia Ergo Sum, vol.
18, núm.
1, marzo-junio, 2011, pp.
102-103 Universidad Autónoma del Estado de México Toluca, México Disponible en: http:--www.redalyc.org-articulo.oa?id=10416528014 Cómo citar el artículo Número completo Más información del artículo Página de la revista en redalyc.org Sistema de Información Científica Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto Tenía que decírtelo Heber Sidney Quijano Hernández* Recepción: 6 de agosto de 2010 Aceptación: 22 de septiembre de 2010 *Facultad de Humanidades, Universidad Autónoma del Estado de México. T Ilustración: Alejandra Santana Castro uve miedo, por eso te hablé.
Te necesitaba a mi lado, amigo.
Afuera de mi casa había tres tipos en un carro y la paranoia me asaltó.
Me estaban siguiendo. Eso pensé.
Se iban a meter en mi casa.
Por eso te necesitaba.
Una mujer que vive sola nunca está libre, ni puede descansar a gusto.
Siempre corre muchos riesgos, muchos.
Sobre todo ahora que hay tantos secuestros y tantos asesinatos.
No sé si te platiqué.
Una vez un tipejo se puso a mirarme por la ventana de mi cuarto.
No me di cuenta hasta que sentí una opresión en el pecho, una impaciencia que te constriñe las entrañas.
En ese entonces mi cuarto estaba en la planta baja y daba a los departamentos de enfrente.
¡No sabes cuánto miedo sentí!, ¡el imbécil empezó a rasguñar el vidrio!, pero Javier salió con un bat y lo persiguió.
Le gritaba que lo mataría si volvía a espiarme. El tipo se saltó la barda que daba a la privada de atrás.
Por eso me tuve que cambiar de colonia.
Ya no podía llegar a mi casa y dormir con tranquilidad. Tenía pesadillas de que me violaban.
Me despertaba gritand...





Documentos relacionados