Teatro NacionalReportar como inadecuado




Teatro Nacional - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: Bianchi

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



Alfredo A.
Bianchi Teatro Nacional Nuestro teatro se halla en un período de plena barbarie.
¡Barbarie! la palabra puede parecer un poco dura, pero, sin embargo, es la única verdaderamente justa. Un mal humillante, un mal contagioso ha invadido los escenarios: la inmoralidad y la grosería. Al salir, después de haber asistido a la representación de algunas de las obras que hoy se estrenan, me preguntaba qué singular extravío podía haber guiado la mente del autor a concebir tal asunto y a entregarlo en manos de una compañía.
¡Porque hemos visto cada obra!.
¡ah!, ¡¡cada obra!! Hoy en día ¿dónde poder conducir una hija o una hermana? Verdaderamente no se sabe.
De vez en cuando, se ven en los carteles algunas de las buenas obras de épocas anteriores, pero, con todo, no hay un buen teatro, un teatro donde, después de nobles emociones, después de sanas alegrías, se esté al abrigo de alguna pieza grosera, presentada brutalmente. No pido como remedio esa cosa torpe, equívoca y sobre todo impotente, que se llama a censura.
No, ese no es un remedio, pues nunca ha curado nada. La censura debe partir del mismo público, el cual, es necesario se decida de una vez por todas, a no tolerar la representación de obras que, poco a poco, van efectuando un lento trabajo de embrutecimiento popular.
No debemos olvidar que el teatro influye singularmente sobre la marcha y la calidad de los hechos ambientes. –––––––– 338 –––––––– Hay que reaccionar.
Lo menos que podemos exigirle a una obra es que sea moral.
Llamo pieza moral, simplemente aquella que no daña las costumbres. El bien está en el arte natural.
El arte es el bien mismo. Desembaracémosle de la concurrencia que el mal le hace por todos lados, y veremos cómo se afirmará. ¿Conocéis La piedra de escándalo? El suceso prodigioso de esta obra es un síntoma considerable.
En pleno medio popular ha triunfado, tanto por los golpes escénicos que en ella se hallan, cuanto ...






Documentos relacionados