Sonetos italianosReportar como inadecuado




Sonetos italianos - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: Althaus

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



Clemente Althaus Sonetos italianos Indice Primera serie De Francesco Petrarca (1304-1374) -IRecuerda que el viernes santo fue el día en que conoció a Laura - II Belleza de Laura - III Vergüenza amorosa - IV -VLa noche y la aurora - VI Laura en el cielo - VII Volviendo a Valclusa años después de la muerte Laura - VIII En la muerte de Sennucio, poeta y amante - IX Segunda serie Sonetos de Dante, Ariosto, Miguel Ángel y Victoria Colonna De Dante Alighieri (1265-1321) -IA Guido - II Saludo a Beatriz - III Alabanza de Beatriz De Ludovico Ariosto -IA una estancia donde esperaba a su amada - II La cabellera cortada De Miguel Ángel Buonarotti (1475-1564) -IA Victoria Colonna - II Desengaño De Victoria Colonna (1492-1547) -IAl Cardenal Bembo - II Recuerdos de su esposo Tercera serie Del Cardenal Pietro Bembo (1470-1457) -IA Italia De Torcuato Tasso (1544-1595) -IA San Francisco de Asís - II Compara su amada a la aurora De Vincenzo Monti (1754-1828) -I- II En otra profesión De Vincenzo da Filicaia (1642-1704) -IA Italia De Hugo Foscolo (1778-1827) -IA mi hermano - II A la amada De Giuseppe Glusti (1809-1850) -ILos treinta y cinco años Apéndice Sonetos de Petrarca Soneto 3 -I- 69 - - II - 136 - III - 41 - IV - 217 -V- 261 - VI - 260 - VII - 246 - VIII - 317 - IX – Primera serie De Francesco Petrarca (1304-1374) -I- Recuerda que el viernes santo fue el día en que conoció a Laura Era el día en que el sol se puso un velo para llorar de su Hacedor la muerte, cuando me ataron con cadena fuerte vuestros soles, que eclipsan al del cielo2. Fue en el tiempo, e iba sin recelo 5 de que Cupido con su arpón me acierte, cuando cautivo me sentí, de suerte3 que entre el duelo común nació mi duelo. -63Hallome Amor del todo desarmado, y viendo abierta al corazón la vía, 10 por los ojos entró con desenfado. Pero ningún honor hace, a fe mía, a él herirme con flecha en tal estado y a vos disimular el arma impía. - II - Belleza de Laura Volaba la dorada...






Documentos relacionados