SonetosReportar como inadecuado




Sonetos - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: de Trillo y Figueroa

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



Francisco de Trillo y Figueroa Sonetos -I- A un cupido de nieve, aludiendo a la firmeza de un efecto ¿Qué es esto, Amor? ¿Acaso soñolientas están tus flechas y tu engaño ciego? ¿De nieve tú, que la región del fuego con ansias encendidas alimentas? ¿Adónde están las iras que sangrientas 5 en la rueda se afilan del sosiego? ¿Helado tú? Sin duda que mi ruego o de Filida el pecho representas. ¡Oh Filida cruel! ¡Oh amor tirano! ¿con el ardor de mi encendido pecho 10 tu hielo impío a combatir se atreve? ¿Mi afecto vencer quieres soberano? Pues yo en su abono (bien que a su despecho) quemaré el hielo, abrasaré la nieve. - II - Al sepulcro de Góngora Yace, mas no fallece en la copiosa que admiras urna, oh peregrino, el que antes mármoles culto acentuó elegantes que su lira se oyese espaciosa. Tu admiración revoque ponderosa, 5 aquella que aún sus pórfidos sonantes, bien que vano, morder con vigilantes quiere duros aceros, lagrimosa. La atención su holocausto sea debido, la ceniza alumbrando en sus altares 10 cuanto el pórfido culto esplendor sella, cuanto el mármol no puede enternecido, aun desatando en lagrimosos mares, dar a entender con sola una centella. - III - Retrato de una dama, hecho de cera, aludiendo a la inconstancia de las mujeres Piedra el original, cera el retrato; aquél ingrato, aquesta lisonjera. ¿Quién mármol duro unió con blanda cera si ésta es piadosa y es aquél ingrato? ¿Quién, sino amor, pudiera con su trato? 5 ¿Quién, sino el trato, con amor pudiera? Como el sol y la luna en la alta esfera con la sombra y la luz tienen contrato. Bien, pues, de Fili abeja susurrante al retrato ofreció libadas flores, 10 pues amor vuelve cera el mármol duro. Mas, ¡ay de mí!, que es cera en lo inconstante, y piedra solamente en los rigores. ¿Quién, pues, de su inconstancia, está seguro? - IV Estos de amor, a mísero lamento dulces folios, no tarde reducidos, menos del ocio sean proferidos, que del pr...






Documentos relacionados