SelecciónReportar como inadecuado




Selección - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: Llona

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



Numa Pompilio Llona Selección Poesías juveniles (Fragmento) ¡Vano, estéril afán! ¡loca porfía!. Inútilmente, con tenaz esfuerzo, quiero en tierra clavar mi Fantasía, y sus alas de oro, airado, tuerzo. ¡Vence a la Realidad la Poesía! ¡Vano, estéril afán!.
Por más que intento entre los grillos de mezquina ciencia encadenar mi libre pensamiento, recuerda altivo su divina esencia, y surge a lo Alto con mayor aliento!. ¡Oh del Destino caprichoso y ciego sangrienta mofa y hórrido sarcasmo! ¡Prender en mi alma el devorante fuego de la hoguera de luz del Entusiasmo, y condenarme a estúpido sosiego! [.] ¡Sentir aquí, sentir aquí en mi pecho el volcán de la ardiente Inspiración, que hierve y ruge en su recinto estrecho; y, temblando de angustia y de despecho, sofocar su poética erupción! [.] -208¡Yo necesito solitarios ocios! ¡Campos!, ¡aire!, ¡la Luz!, ¡la Inmensidad!. Yo el idioma no sé de los beocios que me hablan de guarismos y negocios. ¡Yo aborrezco la triste Realidad! [.] -209- Desolación.
El poeta y el siglo A don Fernando Velarde ¿Cómo cantar, cuando llorosa gime, sin esperanza y sin amor, el alma; y por doquiera, con horror, la oprime de los sepulcros la siniestra calma? ¿Cuando de los espíritus el vuelo 5 ata doliente, universal marasmo; y, con sus alas azotando el suelo, palpita moribundo el Entusiasmo? ¿Cuando, si un generoso pensamiento surge en el alma y su dolor halaga, 10 del piélago sin fin del desaliento, en las ondas inmóviles naufraga? ¿Cómo cantar, cuando al audaz poeta al mundo cierra con desdén su oído; y el noble acento de su Musa inquieta 15 muere en la vasta soledad perdido? ¿Cuando la envidia, que aún las tumbas hoza, con torvos ojos pálida le espía; y sus entrañas a traición destroza, y escarnece el dolor de su agonía? 20 -210¿Cuando la turba de plagiarios viles a sus cantos se lanza jadeante, revolcando en su lodo, cual reptiles, su corazón sangriento y p...






Documentos relacionados