SelecciónReportar como inadecuado




Selección - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: Pallares Arteta

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



Leónidas Pallares Arteta Selección Rimas LIV El blanco de sus ojos es del alba y su pupila de la noche umbría, y de su obscuro fondo, centelleante, nace de amor y de esperanza el día. Como agita la luna misteriosa 5 las olas de los mares turbulentos, de sus ojos la mágica mirada agita mis dormidos pensamientos. Es su ardiente mirada de sirena, en sus ojos el alma está esculpida; 10 es su mirada tósigo que mata, es su mirada el fuego de la vida. LVII Yo quiero amar, pero en mi pecho yerto, cual colmena irritada, de otro amor los recuerdos que no han muerto despiertan en mi alma. Yo te amaré con el amor pasado 5 que consagré a esa ingrata, y haré de los recuerdos que he guardado, antiguas esperanzas. -596Te quiero amar con mis pasadas penas. Será mi pasión larga, 10 pues rompiendo del tiempo las cadenas te amaré en el ayer como en mañana. LXII Un ángel eres tú; pero las alas al descender al mundo las perdiste. ¡Encontráralas yo, porque deseo volar a la región donde naciste! Región de eterna luz, donde brotaron 5 de amor entre los vivos arreboles, cual los astros del mundo de los sueños, tus ojos, negros soles. LXIV ¡Cuán triste está! Sobre su frente pálida descienden sus cabellos en desorden, cual nubarrón de tempestad que vela la cabeza de nieve de los montes. Baña su cuerpo un rayo del crepúsculo 5 cual de mármol fantástica escultura, y de pieles de armiño bajo el manto el pecho ardiente estremecido ondula. Sus ojos clava en el remoto límite con la vaga atención de lo infinito, 10 y del labio entreabierto se desprende, aleteando, ternísimo suspiro. ¿Acaricia un ensueño melancólico? ¿Su corazón el sufrimiento mata? ¿O mira ya las sombras del olvido 15 ir en tropel obscureciendo el alma? -597- LXV Hay en tus ojos vértigos y anhelos, de ternura misterios y de amor; queman ellos con fuego de los cielos pero negros ¡ay! son como el dolor. Gira tu negra y húmeda pupila 5 bañada de su propio resplandor, como...






Documentos relacionados