SelecciónReportar como inadecuado




Selección - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: García Moreno

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



Gabriel García Moreno Selección A la patria (Soneto) Patria adorada, que el fatal destino en fácil presa a la ambición condena; donde en eterno, oscuro torbellino, el huracán del mal se desenfrena: ¡ay! ¿para ti no guarda el Ser Divino 5 alguna aurora sin dolor serena, alguna flor que adorne tu camino, alguna estrella de esperanza llena? Si dicha y paz propicio te reserva, que su potente mano te liberte 10 del férreo yugo de ambición proterva; o si no, que los rayos de la muerte mi pecho hieran, antes que, vil sierva, pueda infeliz encadenada verte. Abril de 1846. -100- A la memoria de Rocafuerte Pálida, triste, en lágrimas bañada y herida el pecho de profunda pena, hermosa virgen, de amargura llena, a solitaria tumba se acercó; y al recorrer con lánguida mirada 5 el yerto polvo que el sepulcro encierra, en llanto amargo humedeció la tierra y en lastimeras quejas prorrumpió: «¡Ya no late tu pecho esforzado; ya en el cielo tu espíritu se esconde; 10 ya no se abren los labios de donde corrió puro, sonoro raudal! ¡Y yo mísera y sola me encuentro, y de viles traidores cercada, ofendida, llorosa, ultrajada, 15 perseguida del genio del mal.! Cuando airada la suerte enemiga me colmó de infortunio y horrores, tú templaste mis crueles dolores, tú enjugaste mi llanto infeliz.
20 ¡Y hoy no tengo quien llore conmigo, quien escuche mi triste lamento, quien imite tu noble ardimiento, quien herede virtudes de ti! -101Anidaba mi pecho esperanzas 25 que ya en alas del viento volaron, y dolientes recuerdos dejaron que no pueden los siglos borrar: ¡ay! recuerdos que son para el alma penetrantes y duras espinas, 30 que arraigadas en medio de ruinas nadie puede después arrancar. Dulce sueño de paz y ventura, encantada ilusión que he perdido, todo yace en la tumba caído; 35 sólo vive mi acerbo dolor: ¡ya no late tu pecho esforzado; ya en el cielo tu espíritu se esconde; ya tu acento a mi voz no responde; y el destino me inspira ter...






Documentos relacionados