SelecciónReportar como inadecuado




Selección - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: Proaño

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



Félix Proaño Selección A mi hermana ciega tocando el arpa Pulsa el arpa sonora, hermana mía, y canta al son del bíblico instrumento. ¡Pudieran hoy volverme la alegría tu dulce voz, tu delicado acento! Canta como avecilla aprisionada de duro alambre entre tupida reja, y mientras más de oscuridad cercada, lanza más dulce melodiosa queja. Grato es cantar cuando oprimida el alma hondos pesares en silencio llora; dulce es gozar la fugitiva calma que un breve rayo de placer colora. Mas tu canto, ¡ay hermana! es cual gemido de tórtola doliente y solitaria, ¡y la voz de tu pecho dolorido se escapa en triste y lánguida plegaria! Al tañido de tu arpa, temblorosas tus lágrimas, cual gotas de rocío, por tu seno resbalan silenciosas, cual sobre el mármol de una tumba fría. -586Llorar quiero contigo, hermana mía; de tu penar la causa yo adivino: ¡de ojos que no conocen la alegría, de ojos sin luz, llorar es el destino! Mirar el universo no te es dado ni de la luz los mágicos colores, el cielo azul de estrellas adornado, los árboles, los montes ni las flores. Perpetua noche es para ti la vida, a tus ojos el sol nunca amanece; siempre en divorcio de la luz querida helada tu pupila permanece. Después de noche triste, fría, oscura renace el sol y alegra la mañana; torna a vestirse el campo de hermosura, y el hombre vuelve a su labor temprana; en la rueda del tiempo voladora torna el verano y vuelven sus ardores, pasa el invierno, y luego encantadora vuelve la primavera con sus flores; todo en la vida cambia, hermana mía, jamás el tiempo su carrera trunca; pasa el dolor y vuelve la alegría; ¡mas para ti la luz no vuelve nunca!. ¡Cuán grande es tu pesar! Mas no impaciente al llanto y al dolor sueltes la vena; alza animosa la abatida frente de la virtud a la región serena. Es planta la virtud que impía saña de adversidad agota aquí en el suelo; mas si agua de dolor su raíz baña, sus blancas flores ábrense en el cielo. -587Noche...





Documentos relacionados