SeducciónReportar como inadecuado




Seducción - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: Tobal

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



Gastón F.
Tobal Seducción (Escena de un drama) Va amaneciendo.
Aparece FERNANDA en la escalera y hace señas a ALBERTO de silencio; luego acercándose a BLANCA, le habla en voz baja.
Esta manifiéstase sorprendida y se dirige presurosa hacia la bajada. (Descendiendo.) BLANCA.- Pobrecita ¿dónde estás? (A ALBERTO, llevándoselo hacia, las habitaciones.) FERNANDA.- La encontré llorando junto a la escalera, sin atreverse a subir. (Ambos salen.) (Aparecen por la escalera BLANCA y MARÍA ELENA que se apoya en su brazo llorando.
MARÍA ELENA cubre su vestido de baile con un ligero tapado.) BLANCA.- Cálmate, querida, no llores. MARÍA ELENA.- ¡Oh, tú eres una santa! ¡Y he podido ofenderte! ¡Oh, no me rechaces, Blanca, ten compasión! BLANCA.- ¡Rechazarte! ¿no estás en mis brazos? MARÍA ELENA.- Óyeme, Blanca.
Óyeme y tendrás compasión de esta desventurada,. (Mirándola fijamente, con voz velada por la angustia.) Pero ¿no lo había comprendido?.
¿no lo habías comprendido, Blanca?.
¡Ay, le amaba!.
Aquí en Mar del Plata le conocí.
Fue un sábado, en San Pedro.
Eran las cinco.
En la mística soledad del templo no se oían sino nuestras voces.
Ensayábamos en el coro.
Una penumbra crepuscular llenaba el recinto y un aire de santidad flotaba en el santuario desierto.
Sólo allá en el fondo, junto –––––––– 258 –––––––– al altar mayor, una débil lámpara velaba al Señor Sacramentado, dormido en su sueño de inefable amor.
Oímos rumor de pasos y una joven pareja del pueblo, seguida de un pequeño cortejo, apareció. Iban a casarse.
Guardamos silencio, tal era el encanto de esa sencillez que hacía más augusta la ceremonia.
De pronto, sorprendida, creí divisarle entre el pequeño séquito.
Sí, era él, era Alberto.
El novio, pobre labriego protegido suyo, conociendo su llegada el día anterior, había ido a invitarle.
Su presencia en la iglesia cansó igual sorpresa en las que estaban a mi alrededor. Hab...






Documentos relacionados