Prosas para MargotReportar como inadecuado




Prosas para Margot - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: Pardo

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



José Pardo Prosas para Margot A Margot ¿Prosas?.
Sí, y todas para ti, mi inolvidable Margot.
La primera la escribí cuando apenas empezaba a florecer nuestro cariño, y la última, ¡ah!, ¡la última, bien sabes tú que me ha costado muchas, pero muchas lágrimas! Hoy cuando nuestras miradas vuelven a encontrarse, hallamos en ellas una infinita tristeza; pero esta tristeza, ¿a qué negarlo?, nos es melancólicamente agradable.
Después de tantas agitaciones como hemos experimentado, después de tantas y tantas recriminaciones como nos hemos dirigido, después de haber atravesado, como lo hemos hecho, triunfalmente, el peligroso bosque de nuestros, amores, dejando entre sus zarzas muchas ilusiones, justo es que retorne hacia nosotros esa dulce pasividad que adormece las almas después de las grandes borrascas. Porque nuestros amores, encantadora Margot, estuvieron llenos de peligros y de misterios.
La luz resplandeciente del sol no iluminó jamás la pecaminosa sonrisa de tus labios y el beso que los míos depositaban en la rosa sangrienta de los tuyos, tenía siempre que buscar la enfermiza obscuridad de la alcoba.
Fuimos criminales, lo confieso, pero no arrepentidos.
Había algo de refinadamente perverso en nuestros deliquios carnales.
Sabíamos que otro sufría mientras nosotros gozábamos y esto, acrecentaba y multiplicaba nuestras sensaciones.
Muchas veces, en medio de la noche, abriendo desmesuradamente los ojos en las –––––––– 313 –––––––– tinieblas, solíamos contener nuestros suspiros para escuchar.
Y oíamos, sí, oíamos pasos sigilosos deslizarse sobre las baldosas del patio; manos temblorosas que tocaban quedo, muy quedamente el pestillo de la puerta que nos resguardaba, al mismo tiempo que adivinábamos el roce de una oreja aplicada a la cerradura.
Y nuestros labios, con un terror lleno de voluptuosidad, murmuraban, es él, sí, es él.
Luego, el rumor producido por aquellas manos cesaba, los pasos iban, poco a...






Documentos relacionados