Poesías de Manuel MachadoReportar como inadecuado




Poesías de Manuel Machado - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: Gerchunoff

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



Alberto Gerchunoff Poesías de Manuel Machado El nuevo volumen de este poeta comprende, a más del grupo de composiciones que publicara antes con el título de Alma, dos nuevas partes: Son Museo y Cantares.
Estrofas y sonetos antiguos matizan el libro que el señor Unamuno prologa.
El rector de Salamanca elogia a Machado.
Lo halla jugoso y lleno de gracia y al hacer el análisis de su obra, afirma que, siendo por la fórmula modernista e influido por la escuela francesa, está más cerca de los clásicos, como lo estaba de Esquilo, Víctor Hugo a través de Dante y de Shakespeare.
Considera también el señor Unamuno que Machado, como todo poeta auténtico, es una fuerza de la naturaleza pues su frescura, fuera de artificios pomposos, le da un aspecto de verdad profunda.
Y en el mismo prefacio juzga en Machado al poeta más español. Así es, en efecto.
Sus paseos en las tardes galantes de Versalles, sus siluetas de porcelana, no le alejan del solar castellano ni le sacan del patio andaluz, bajo cuyas parras agobiadas de pesados racimos canta a la ágil morena en la copla vieja y sabrosa como los viejos vinos que sabían beber los enjutos hidalgos para sazonar empresas de gloria y lances de amor. La España de los cantores o de los caballeros aparece en su magnificencia en este libro, uno de los mejores que han venido de la península y cuyo autor es con Villaespesa, Zayas y Diez Canedo –––––––– 261 –––––––– los que han dado un nuevo giro a la poesía española arrancándola de la vaciedad solemne de los académicos. Pertenece Machado al grupo joven que ha roto los moldes añejos que sirvieron a Núñez de Arce para construir sus poemas somnolientos y al desventurado señor Emilio Ferrari sus estrofas sin vida a la sombra de las cuales floreciera el buen Federico Balart.
Sus cantos, como los recitados musicales, son estudiados por todos los aficionados de las ruralidades que hallan en este flojo llorón, el ideal desbordante de s...






Documentos relacionados