OvillejosReportar como inadecuado




Ovillejos - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: de la Cruz

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



Sor Juana Inés de la Cruz Ovillejos Pinta en jocoso numen, igual con el tan célebre de Jacinto Polo, una belleza El pintar de Lisarda la belleza, en que a sí se excedió naturaleza, con un estilo llano, se me viene a la pluma y a la mano. Y cierto que es locura 5 el querer retratar yo su hermosura, sin haber en mi vida dibujado, ni saber qué es azul o colorado, qué es regla, qué es pincel, obscuro o claro, aparejo, retoque ni reparo.
10 El diablo me ha metido en ser pintora; dejémoslo, mi musa, por ahora, a quien sepa el oficio; mas esta tentación me quita el juicio, y sin dejarme pizca, 15 ya no sólo me tienta, me pellizca, me cozca, me hormiguea, me punza, me rempuja y me aporrea. Yo tengo de pintar, dé donde diere, salga como saliere, 20 aunque saque un retrato tal, que después le ponga: aquéste es gato. Pues no soy la primera que con hurtos de sol y primavera echa, con mil primores, 25 una mujer en enfusión de flores; y después que muy bien alambicada sacan una belleza destilada, cuando el hervor se entibia, pensaban que es rosada, y es endibia.
30 Mas no pienso robar yo sus colores; descansen, por aquesta vez las flores, que no quiere mi musa ni se mete en hacer su hermosura ramillete. ¿Mas con qué he de pintar, si ya la vena 35 no se tiene por buena, si no forma, hortelana en sus colores, un gran cuadro de flores? ¡Oh siglo desdichado y desvalido en que todo lo hallamos ya servido! 40 Pues que no hay voz, equívoco ni frase que por común no pase y digan los censores: ¿Eso?, ¡ya lo pensaron los mayores! ¡Dichosos los antiguos que tuvieron 45 sus conceptos de albores, de luces, de reflejos y de flores!: que entonces era el sol, nuevo, flamante, y andaba tan valido lo brillante que el decir que el cabello era un tesoro, 50 valía otro tanto oro. Pues las estrellas, con sus rayos rojos, cuando eran celebradas: oh dulces luces por mi mal halladas, dulces y alegres cuando Dios quería; 55 pues ya no os puede usar la musa mía sin que diga, ...





Documentos relacionados