Las traquiniasReportar como inadecuado




Las traquinias - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: Sófocles

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



Las traquinias Sófocles PERSONAJES Heracles Deyanira, esposa de Heracles Hilo, su hijo Licas Un heraldo Un grupo de cautivas de Ecalia; entre ellas Yola Un mensajero Un anciano Una nodriza Coro de niñas traquinias ESCENARIO En Traquina, ciudad de Tesalia delante de la casa de Céix.
Sale, con una vieja NODRIZA, la esposa de Heracles, Deyanira, mujer de aspecto y modales hombrunos, como etolia que es, cazadora guerreadora como una amazona. DEYANIRA—Antiguo es el refrán que anda en boga entre los hombres: hasta que uno se haya muerto, nadie sabe si su vida ha resultado buena o ha resultado mala.
Yo sí de la mía bien sé, aun antes de bajar al hades, que la arrastro entre desventuras y pesadumbres.
Ya en Pleurón, cuando aún vivía en el palacio de mi padre Eneo, me pasé yo por mis bodas el susto mayor que mujer etolia se ha pasado.
Un río, Aqueloo, era mi pretendiente, y me solicitaba de mi padre en tres distintas cataduras: ora se paseaba con toda la forma de un toro, otras veces cual repintada y sinuosa serpiente, y aun a veces con cuerpo de hombre y testuz de buey; por sus tupidas harbas caían los chorros de una fuente manantial. Expuesta a caer en manos de tal pretendiente andaba yo, en mi desventura, pidiendo antes morir que acercarme a tales bodas, cuando al cabo de tiempo, con harto consuelo mío, vino el ilustre hijo de Zeus y Alcmena, cerró con él en singular combate, y por fin me libertó.
No sabría yo contar los azares de la lucha aquella; yo no lo sé; quien estuvo allí, y no se turbó con su vista, ese podrá decirlo que yo allí estaba, y temblaba de encontrar mi ruina en mi propia hermosura. El Zeus de los certámenes dio a todo ello un corte feliz.
¿Feliz? Unida a Heracles como escogida esposa, de susto en susto va mi vida, en perpetua zozobra por su causa.
Trae una noche sus penas y la siguiente las quita, cambiándolas por otras.
Familia sí tenemos, pues él, como labrador que toma en arriendo una hacienda lejana, solo la visita p...






Documentos relacionados