Las nanas infantilesReportar como inadecuado




Las nanas infantiles - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: García Lorca

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



Las nanas infantiles Federico García Lorca Señoras y señores: En esta conferencia no pretendo, como en anteriores, definir, sino subrayar; no quiero dibujar, sino sugerir.
Animar, en su exacto sentido.
Herir pájaros soñolientos.
Donde haya un rincón oscuro, poner un reflejo de nube alargada y regalar unos cuantos espejos de bolsillo a las señoras que asisten. He querido bajar a la ribera de los juncos.
Por debajo de las tejas amarillas.
A la salida de las aldeas, donde el tigre se come a los niños.
Estoy en este momento lejos del poeta que mira el reloj, lejos del poeta que lucha con la estatua, que lucha con el sueño, que lucha con la anatomía; he huido de todos mis amigos y me voy con aquel muchacho que se come la fruta verde y mira cómo las hormigas devoran al pájaro aplastado por el automóvil. Por las calles más puras del pueblo me encontraréis; por el aire viajero y la luz tendida de las melodías que Rodrigo Caro llamó -reverendas madres de todos los cantares-.
Por todos los sitios donde se abre la tierna orejita rosa del niño o la blanca orejita de la niña que espera, llena de miedo, el alfiler que abra el agujero para la arracada. En todos los paseos que yo he dado por España, un poco cansado de catedrales, de piedras muertas, de paisajes con alma, me puse a buscar los elementos vivos, perdurables, donde no se hiela el minuto, que viven un tembloroso presente.
Entre los infinitos que existen, yo he seguido dos: las canciones y los dulces.
Mientras una catedral permanece clavada en su época, dando una expresión continua del ayer al paisaje siempre movedizo, una canción salta de pronto de ese ayer a nuestro instante, viva y llena de latidos como una rana, incorporada al panorama como arbusto reciente, trayendo la luz viva de las horas viejas, gracias al soplo de la melodía. Todos los viajeros están despistados.
Para conocer la Alhambra de Granada.
Por ejemplo, antes de recorrer sus patios y sus salas, es mucho más útil, más pedagóg...






Documentos relacionados