Modernismo y modernidadReportar como inadecuado




Modernismo y modernidad - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: Caballero Wangüemert

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



Modernismo y modernidad: la problemática del fin de siglo.
Un diálogo con la crítica de Silva María M.
Caballero Wangüemert Es ya un viejo tópico presentar el modernismo como la avanzadilla del movimiento moderno que irrumpe con fuerza en la vida y la literatura.
No necesito recordar aquí las tesis que Octavio Paz popularizara hace bastantes años en su excelente ensayo Los hijos del limo según las cuales la modernidad arranca del romanticismo alemán.
En esa misma línea se inscriben algunos trabajos de otro eminente especialista, el profesor Ivan Schulman, quien en un ensayo muy sugerente -y desgraciadamente muy poco difundido- que lleva por título Las entrañas del vacío.
Ensayos sobre la modernidad hispanoamericana1 ha insistido en ese planteamiento.
Como es bien sabido -y Schulman lo recuerda-: «No se trata de una escuela ni de un estilo en el sentido tradicional, sino de una sensibilidad, una actitud crítica, un desafío de lo normativo: las estructuras de la modernidad son abiertas, poliédricas.
Y en conformidad con su multiperspectividad se califica este estilo de modo diferente en distintas literaturas: moderna, modernismo, Modernism, Modernité, modernidad, términos que apuntan hacia una expresión y proceso semejantes entre sí»2. En realidad y con todas las cautelas posibles, la exaltación del individuo y la búsqueda implícita de un centro perdido, arrancan de los albores del Renacimiento.
No es el momento de insistir en ello.
Me interesa, sí, concretarlo en la línea en que lo hace Schulman para quien: «.
reconociendo las diferencias, y pensando más bien en las semejanzas, que son sustanciosas, entre la literatura de la segunda mitad del siglo XIX y la de hoy, hay un espíritu común [.] de desorientación social, buceo interno, pesimismo, acoso metafísico y angustia existencial»3. La estética moderna podría justificarse, en consecuencia, como medio de llenar el vacío abierto por las preguntas sin respuesta de la líri...





Documentos relacionados