Menéndez Pidal; geografía lingüística y geografía folclóricaReportar como inadecuado




Menéndez Pidal; geografía lingüística y geografía folclórica - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: Alvar

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



Menéndez Pidal: geografía lingüística y geografía folclórica Manuel Alvar La formación lingüística de Menéndez Pidal se hizo dentro de la doctrina positivista1, la única que científicamente era válida en el siglo XIX.
Sólo el comparatismo historicista podía exhibirse como motivo prestigioso y , si para apoyar la afirmación tuviera que aducir un ejemplo cíe nuestro mundo, recordaría uno de valor singular: don Andrés Bello.
En 1847 publicó la primera edición de su Gramática; en 1850, la segunda; en 1857, la cuarta, pues la tercera (1853) es «idéntica a la segunda» ; en 1860, la quinta.
Son las impresiones que el autor vigiló.
Pero ese ritmo de una edición distinta cada tres años se quiebra en el período de 1850 a 1857, justamente el tiempo en que redactó los Apuntes sobre el estado de la lengua castellana en el siglo XIII, que figuran como apéndice a su edición del Poema del Cid (1854)2.
Don Andrés Bello quiso ganar un prestigio científico con un método que era universalmente reconocido, aunque le retrasara la reelaboración de su obra capital.
Menéndez Pidal adquirió esa formación que lo situó dentro de la mejor ciencia de —376→ su tiempo, de ella no se apartó en el tratamiento de los datos3, pero abrió sus horizontes a cuanto significó un enriquecimiento doctrinal.
Y he aquí que nos enfrentamos con un problema capital: cómo sacar al positivismo metodológico de unos moldes muy cerrados y proyectarlo a una interpretación ampliamente humana y cultural de los hechos.
Como veremos, Menéndez Pidal llegará a coincidir con el idealismo a través de sus estudios sobre la poesía tradicional y, por el camino, se encontró con la geografía lingüística. En 1905, publicó don Ramón la endecha sefardí Muerte que a todos convida, según el texto: tangerino de José Benoliel4, pero esta edición era contraria al propio espíritu del maestro, pues había sido embellecida por retoques de su colector5.
Justamente en 1906, Men...






Documentos relacionados