Mató Montemayor a CeliaReportar como inadecuado




Mató Montemayor a Celia - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: Montero

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



Mató Montemayor a Celia? La historia de Felismena a la luz de sus fuentes Juan Montero Universidad de Sevilla La historia de su vida que cuenta Felismena en el libro II de La Diana ha sido apreciada con razón como una de las partes más valiosas de esta obra variopinta.
El feliz aserto de Menéndez Pelayo al valorarla como «la joya del libro» ha quedado luego certeramente justificado por las observaciones de Máxime Chevalier acerca de la novedad artística del relato: Montemayor abre camino a una forma literaria de magnífico porvenir: la novela cortesana.
Pienso en los amores de don Felis, Felismena y Celia [.].
Los personajes son damas y galanes -dama disfrazada de varón, alguna vez-; la acción, amores, enredo y celos, con su acompañamiento de músicas en la calle y de cartitas apasionadas; el vestuario y la decoración, ropas preciosas, torneos y emblemas, descritos con gran lujo de detalles suntuosos.
Y, frente a este refinamiento aristocrático, el pajecillo que gusta de las muchachas bonitas y del vino de San Martín.
Esta atmósfera todos la conocemos: es la de tantas comedias urbanas de Lope, la de tantas novelas cortesanas.
Pero con cuarenta o sesenta años de anticipación según los casos.1 Al hilo precisamente de estas consideraciones y como prueba del interés que la historia de Felismena hubo de despertar entre los lectores de la época, cita M.
Chevalier un pasaje de Lorenzo Palmireno (El estudioso cortesano, 1573) en el que un maestro ilustra a su discípulo sobre los temas de conversación propios de la casa de un caballero: Si entra conversación de libros en romance, pedirás que te defiendan a Montemayor, en matar tan presto.
a Celia sin gran causa, en sólo cerrar la puerta a Valerio, paje de don Felis.2 Estamos, qué duda cabe, ante un precioso testimonio de la incomodidad que producía a un lector instruido de la época la solución adoptada por Montemayor para resolver el triángulo y a la vez círculo amoroso que forman Don ...






Documentos relacionados