Epistolaridad y novela; afán de Ribera y CadalsoReportar como inadecuado




Epistolaridad y novela; afán de Ribera y Cadalso - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: Pérez Magallón

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



Epistolaridad y novela: afán de Ribera y Cadalso93 Jesús Pérez Magallón McGill University En un estudio reciente sobre la novela en la centuria ilustrada se dedican cuatro páginas a hablar sobre Virtud al uso y mística a la moda de Fulgencio Afán de Ribera (seudónimo probable de Bernardo de Ribera94), publicada en Pamplona, Juan Mastranzo, sin año, aunque en 1729.
Se dice en dicho estudio: «Este folleto está lejos de la forma novelesca, pero tiene muchos elementos ficticios» (Álvarez Barrientos 1991, pág.
50).
El mismo crítico silencia por completo las Cartas marruecas de Cadalso y menciona a su autor con finalidades muy diferentes.
En otra monografía de la misma colección, dedicada a la prosa del siglo decimoctavo, se escribe sobre las Cartas marruecas: «El marco ficcional no es original [.].
La acción es mínima y los personajes de la fábula no tienen apenas individualidad y dan la impresión de ser unos esquemas abstractos» (Sánchez-Blanco, 1992, pp.
160-161)95, dedicándosele un aislado párrafo a Afán de Ribera (pág.
34).
Suertes desiguales corren los escritos de uno y otro a los ojos de los críticos mencionados.
¿Cuáles son los elementos ficcionales que llaman la atención en Virtud al uso y que, por el contrario, no hacen acreedora a la obra de Cadalso de un rincón en un estudio global sobre la novela dieciochesca? ¿Cuáles son los valores prosísticos de Cartas marruecas que no hacen merecedor al texto de Afán de Ribera sino de un simple párrafo en –––––––– 156 –––––––– la monografía sobre la prosa? O, por plantear con otras palabras la cuestión que va a ocuparme en las próximas páginas, ¿qué tienen que ver Virtud al uso y Cartas marruecas con la novela? Recordemos brevemente el argumento de la obra de Afán de Ribera.
En un «Prólogo al lector», D.
Alejandro Girón confiesa haber ido a la Corte a resolver un pleito matrimonial; en el cuarto del mesón en que se aloja encuentra un pli...






Documentos relacionados