Entretenimientos de un prisionero en provincias del Río de la Plata T IIReportar como inadecuado




Entretenimientos de un prisionero en provincias del Río de la Plata T II - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: de Moxó y de López

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



Entretenimientos de un prisionero en las provincias del Río de la Plata Tomo II Luis María de Moxó y de López Disertación séptima Disertación sobre la extraña y violenta propensión que estos indios tienen aún a la idolatría Voy a hablar ahora de un asunto que por su novedad o importancia me parece muy digno de ser examinado con particular diligencia y esmero, es a saber, de la extraña y violenta propensión que tienen estos indios a la idolatría; o como ellos suelen alguna vez explicarse confidencialmente, de la inclinación por extremo fuerte que les lleva a mantener a cualquier riesgo la inmemorial costumbre de todos sus antepasados. Propondré pues primeramente mis conjeturas sobre la existencia de la expresada inclinación o propensión.
Pero he dicho mal mis conjeturas, porque [4] no lo son en realidad, sino observaciones muy repetidas, muy exactas, y tales que apenas admiten la más leve duda.
En segundo lugar explicaré mi modo de pensar por lo que toca a las varias causas de donde nace esta inclinación, o que a lo menos influyen y han influido siempre sobremanera para que se conservase y conserve todavía con una constantísima uniformidad, sin embargo de los infinitos estorbos y poderosísimos diques que no hemos cesado de oponerla a todas horas desde la conquista. Pero debo antes advertir muy seriamente que de ninguna manera es mi ánimo comprender a todos los individuos de esta nación, entre los cuales me consta que hay hombres de singular probidad, y de una fe tan sencilla y sólida que no tiene que ceder a la de los más celosos europeos.
Además, como este punto es de tan extremada importancia en sus principios y consecuencias, no quiero tampoco que se dé a mis teorías y raciocinios el mismo peso y estimación que a los hechos y experiencias. Porque podrá muy bien suceder que aunque éstas sean del todo ciertas, o a lo menos sumamente fundadas, los raciocinios [5] y las ilaciones sean al contrario poco seguras porque no he observad...





Documentos relacionados