Entre la ética y la estéticaReportar como inadecuado




Entre la ética y la estética - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: Keats

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



Entre la ética y la estética: Pardo Bazán ante el decadentismo francés John W.
Kronik Para los propósitos de esta indagación en una vertiente fundamental de la labor de Emilia Pardo Bazán, mi punto de partida son tres premisas ya bien establecidas entre los estudiosos de su obra.
Primero, junto con Clarín, fue uno de los críticos más asiduos y más importantes de la España de finales del siglo pasado.
Segundo, al lado de Clarín y del guatemalteco Enrique Gómez Carrillo, fue la persona más responsable de la importación y divulgación de las corrientes francesas en España.
Y tercero y fundamental, toda la creación de Pardo Bazán y también su obra crítica se caracterizan por una serie de tensiones, contradicciones dinámicas y fértiles, que nunca se resolvieron o se disiparon en el transcurso de su vida.
Por esto se le ha aplicado la oximorónica e imposible etiqueta de «naturalismo espiritual».
Se vislumbran en Pardo Bazán discordancias también entre su cosmopolitismo y su provincianismo, su europeísmo y su españolismo, su librepensamiento y su tradicionalismo, su iconoclasia y su conformismo, su misticismo y su positivismo, su realismo y su simbolismo, en fin, entre su condición y su deseo.
Todo esto, creo yo, se debe a su constante zigzagueo, al irreconciliable titubeo entre sus proclividades estéticas y sus cohibiciones éticas. El llamado decadentismo, en parte por su carácter intrínseco y en parte por su presencia en la obra de la condesa, es a la vez testimonio y barómetro de estas escisiones en Pardo Bazán.
Se trata de una manifestación importante de la literatura de aquella época, imprescindible para la comprensión de su espíritu y de su arte, lo cual ya reconoció Pardo Bazán en su momento.
Fue ella el único crítico español que se enfrentó directa y extensamente durante más de treinta años con este movimiento.
Lo tomó en serio y no se burló de él ni lo condenó someramente, como lo hicieron otros de sus coetá...






Documentos relacionados