Entre el monteReportar como inadecuado




Entre el monte - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: Fray Mocho

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



Fray Mocho Entre el monte* Esperábamos, acostados sobre nuestros recados mientras los caballos pastaban atados a soga y a nuestra vista, que el sol declinara y nos permitiera seguir nuestro camino con menos fatiga. El Aguará se había dormido con esa facilidad propia del gaucho para atrapar el sueño donde quiera: yo, boca-arriba, con el sombrero echado sobre los ojos para tamizar la luz viva y ardiente, escuchaba los ruidos del monte y de vez en cuando llevaba mi vista, -138- allá, a lo lejos, a las copas de los arboles que limitaban el abra en que nos hallábamos y que derrepente se agitaban con suavidad, como inmensos abanicos verdes, movidos por manos invisibles: contribuían a completar la ilusión, las bocanadas de aire fresco que venían a pasar sobre mi rostro, congestionado por el sol, e iban a morir mansamente al arroyo, que corría, dulce y silencioso, casi besando las raíces del tala frondoso que nos cobijaba. Veía los troncos añosos que se erguían retorcidos y como agobiados bajo el peso de las ramas que los coronaban; los cortinados movibles que tendían las enredaderas, formando glorietas sombrías donde la luz se quebraba antes de reflejarse sobre el pasto; los troncos secos que servían de albergue a una turba de bullangueros pica-palos que entraban y salían de sus viviendas, apurados, y rivalizando los colores vivos de su plumaje con los de las flores que tapizaban el suelo, lucían sobre los arbustos que salpicaban -139- el abra, o bajaban de los troncos rugosos en largas varas fragantes. Cerraba los ojos y tenía ante mi vista el magnífico paisaje, que quedaba, allí, fotografiado en la retina, primero el sol ardiente bañando el monte y la llanura, insinuándose entre la hojarasca, saltando de hoja en hoja, bajando de rama en rama a dibujar tapices caprichosos en el suelo, luego, los arbustos florecidos, la maleza verde y tupida manchando la gramilla brillante que, desde el borde del arroyo se estendía como una alfombra hasta perder...






Documentos relacionados