En el Tívoli del EliseoReportar como inadecuado




En el Tívoli del Eliseo - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: de Cuéllar

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



José Tomás de Cuéllar En el Tívoli del Eliseo A pesar de todas las reticencias de Amalia y de su falsa reserva con respecto a Ricardo, la mañana en que salió de su casa, después de la embriaguez de Sánchez, fuese en derechura a ver a la Chata. -Chata de mis ojos, le dijo al entrar, tú eres mi paño de lágrimas. -¡Ave María Purísima! Amalia, qué mala idea me da tu visita.
¿Qué te ha sucedido? -Tronamos. -¿Cómo? -Ni más ni menos. -¿Pues qué.? -Figúrate que llegó Sánchez.
ya sabes. -¿Borracho? -Como una uva. -No me digas más; por mis negros pecados me ha tocado verlo así algunas ocasiones, y ¡te compadezco! -Pues bien, vamos a lo que importa -dijo Amalia bajando la voz-.
¿Has hablado con Ricardo? -Sí. -¿Y qué? -Te quiere. -Pero entendámonos, Chata, a mí no me basta saber que me quiere.
así como tú me lo dices. -¿Pues cómo? -Mira; yo necesito saber.
pero fíjate en esto, necesito saber hasta qué punto me ama Ricardo, hasta qué punto es hombre de resoluciones y en fin.
si en último caso puedo contar con él.
[19] -¿Para qué? -¡Anda, Chata!, ¿para qué ha de ser? ¿No ves que ya no es posible vivir con Sánchez? -Pero salvo ese maldito vicio, por lo demás no debes quejarte. -Estás hoy muy candorosa, Chata de mi alma; escúchame, motivos no me faltan, especialmente con respecto a él; figúrate que sé. -¿Qué, mujer? -Lo de la americana. -¿Y ya se lo dijiste? -Tengo mi plan. -Piénsalo bien. -En fin, te diré la parte más grave del asunto. -¿A ver? -Sánchez está arruinado. -Ya lo sé. -Un día de éstos nos quedamos en un petate; y ya verás que no teniendo yo la culpa de ese despilfarro, no debo soportar las consecuencias; pero a la vez no quiero dar un golpe en falso y por eso te pregunto si Ricardo será hombre de resoluciones y si puedo descansar en él. -Mira, Amalia, eso es muy grave, y no me atreveré a aconsejarte resueltamente; lo que es Ricardo es hombre de posibles, ya lo ves cómo gasta y...






Documentos relacionados