En el cincuentenario de las «orientaciones» de don Pedro Henríquez UreñaReportar como inadecuado




En el cincuentenario de las «orientaciones» de don Pedro Henríquez Ureña - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: Rodríguez Alcalá

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



Hugo Rodríguez-Alcalá En el cincuentenario de las «orientaciones» de don Pedro Henríquez Ureña En fin, que es legítimo emanciparse de cuanto procedimiento se ha convertido ya en rutina y, en vez de provocar por parte del artista una reacción fecunda, sólo es peso muerto y carga inútil, sin más justificación para seguir existiendo que el haber existido antes.
Pero que esto en nada afecta a la idea de la libertad, porque el verdadero artista es el que se esclaviza a las más fuertes disciplinas, para dominarlas e ir sacando de la necesidad virtud. Alfonso Reyes Cien años de tentativas Se cumplen los cincuenta años desde que Pedro Henríquez Ureña trazó sus «Orientaciones».
Éstas constituyen un balance y liquidación de cien años de afán americano por lograr una expresión original.
El maestro pasa revista de los programas de expresión artística que, desde las Silvas americanas -la primera de 1823-, se han propuesto y ensayado en América hasta la fecha de la redacción de su ensayo, mediada la tercera década del siglo en curso.
Y al fin de su revista revela el único «secreto» en virtud del cual nuestra América hallará su más auténtica expresión222. A los cincuenta años de habernos revelado ese secreto, sus palabras tienen tal actualidad que parecen escritas para esclarecer los problemas de hoy.
Vale la pena de repensarlas en el trigésimo aniversario de su desaparición. —146→ Las soluciones propuestas Si ya antes de Junín y Ayacucho, en verso neoclásico, Bello postuló la independencia literaria, la siguiente generación, la de los románticos, propuso una literatura que «llevara los colores nacionales», como más tarde, los modernistas, reaccionando contra la pereza romántica, se exigieron severas disciplinas.
«Ahora, treinta años después» -escribe don Pedro al levantarse la marejada vanguardista- «hay de nuevo en la América española juventudes inquietas, que se irritan contra sus mayores y ofrecen trabajar ser...






Documentos relacionados