AlgoReportar como inadecuado




Algo - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: Andersen

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



Algo Hans Christian Andersen -¡Quiero ser algo! -decía el mayor de cinco hermanos-.
Quiero servir de algo en este mundo.
Si ocupo un puesto, por modesto que sea, que sirva a mis semejantes, seré algo. Los hombres necesitan ladrillos.
Pues bien, si yo los fabrico, haré algo real y positivo. -Sí, pero eso es muy poca cosa -replicó el segundo hermano-.
Tu ambición es muy humilde: es trabajo de peón, que una máquina puede hacer.
No, más vale ser albañil. Eso sí es algo, y yo quiero serlo.
Es un verdadero oficio.
Quien lo profesa es admitido en el gremio y se convierte en ciudadano, con su bandera propia y su casa gremial.
Si todo marcha bien, podré tener oficiales, me llamarán maestro, y mi mujer será la señora patrona.
A eso llamo yo ser algo. -¡Tonterías! -intervino el tercero-.
Ser albañil no es nada.
Quedarás excluido de los estamentos superiores, y en una ciudad hay muchos que están por encima del maestro artesano.
Aunque seas un hombre de bien, tu condición de maestro no te librará de ser lo que llaman un «patán».
No, yo seré algo mejor.
Seré arquitecto, seguiré por la senda del Arte, del pensamiento, subiré hasta el nivel más alto en el reino de la inteligencia.
Habré de empezar desde abajo, sí; te lo digo sin rodeos: comenzaré de aprendiz. Llevaré gorra, aunque estoy acostumbrado a tocarme con sombrero de seda.
Iré a comprar aguardiente y cerveza para los oficiales, y ellos me tutearán, lo cual no me agrada, pero imaginaré que no es sino una comedia, libertades propias del Carnaval. Mañana, es decir, cuando sea oficial, emprenderé mi propio camino, sin preocuparme de los demás.
Iré a la academia a aprender dibujo, y seré arquitecto.
Esto sí es algo.
¡Y mucho! Acaso me llamen señoría, y excelencia, y me pongan, además, algún título delante y detrás, y venga edificar, como otros hicieron antes que yo.
Y entretanto iré construyendo mi fortuna.
¡Ese algo vale la pena! -Pues eso que tú dices que es algo, se me a...






Documentos relacionados