Alfonso el Sabio y la «General estoria»; tres leccionesReportar como inadecuado




Alfonso el Sabio y la «General estoria»; tres lecciones - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: Rico

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



Alfonso el Sabio y la «General estoria»: tres lecciones Francisco Rico A Martín de Riquer y José M.
Blecua, maestros. Tres tristes torsos Tres tristes torsos -pues ni pueden ni quieren pasar de torsos- constituyen la magra sustancia de las presentes páginas.
Ciertamente, parcial y provisional habrá de ser todo estudio de la General estoria, mientras no se concluya la edición iniciada por don Antonio G.
Solalinde (I, Madrid, 1930) y continuada por Lloyd A.
Kasten y Victor R. B.
Oelschläger (II, 1 y 2, Madrid, 1957 y 1961).
Pero me temo que el lento paso de la publicación (comprensible, por la envergadura de la empresa) desaconseja además a críticos y eruditos prestar demasiada atención al magnum opus alfonsí, ante el peligro de quedarse con la miel en los labios, a falta de las cuatro partes inéditas, apenas desbrozado el terreno de las dos accesibles.
Por lo menos, no cabe duda de que la General estoria es la Cenicienta entre las escasísimas obras de verdadera altura de las letras castellanas medievales: pocos en número y limitados en alcance son los trabajos que se le dedican últimamente, y minúscula la atención que recibe en libros de conjunto (apenas treinta líneas en una —10→ excelente y bien documentada Literary History of Spain que acaba de aparecer).
En tales circunstancias, quizá pueda perdonárseme que saque a la luz los toscos apuntes que siguen, donde no he apurado ningún tema en particular, pero he pretendido indicar algunos esenciales para la comprensión del conjunto, y donde no he logrado llenar ninguna laguna, pero he aspirado a mostrar que sí las hay en nuestro conocimiento de la General estoria.
Si la insuficiencia de mis esbozos promueve monografías cabales que los desmientan o los enmienden; si -sobre todo- hace sentir la urgencia de editar ya la totalidad del texto alfonsí, podré darme con un canto en los dientes.
Créaseme que no es convencional captatio beneuolentiae expresar el deseo de ver pronto anticuado e...






Documentos relacionados