Al ParanáReportar como inadecuado




Al Paraná - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: de Lavardén

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



Al Paraná Oda Manuel José de Lavardén Augusto Paraná, sagrado río, primogénito ilustre del Océano, que en el carro de nácar [1] refulgente, tirado de caimanes, recamados de verde y oro, vas de clima en clima, de región en región, vertiendo franco suave verdor y pródiga abundancia, tan grato al portugués como al hispano: si el aspecto sañudo de Mavorte, si de Albión los insultos temerarios [2] asombrando tu cándido carácter, retroceder [3] te hicieron asustado a la gruta distante, que decoran perlas nevadas [4], ígneos topacios, y en que tienes volcada la urna de oro [5] de ondas de plata [6] siempre rebosando; si las sencillas ninfas argentinas contigo temerosas profugaron, y el peine de carey allí escondieron, con que pulsan y sacan sones blandos en liras de cristal, de cuerdas de oro, que os envidian las deas del Parnaso; desciende ya, dejando la corona de juncos retorcidos, y dejando la banda de silvestre camalote [7], pues que ya el ardimiento provocado del heroico español, cambiando el oro por el bronce marcial [8], te allana el paso, y para el arduo, intrépido combate Carlos presta el valor, Jove los rayos. Cerquen tu augusta frente alegres lirios y coronen la popa de tu carro; las ninfas te acompañen adornadas de guirnaldas, de aromas y amaranto; y altos himnos entonen, con que avisen tu tránsito a los dioses tributarios. El Paraguay y el Uruguay lo sepan, y se apresuren próvidos y urbanos a salirte al camino, y a porfía, te paren en distancia los caballos que del mar patagónico [9]trajeron, los que ya zambullendo, ya nadando, ostentan su vigor, que, mientras llegan, lindos céfiros tengan enfrenado. Baja con majestad, reconociendo de tus playas los bosques y los antros. Extiéndete anchuroso, y tus vertientes, dando socorros [10] a sedientos campos, dan idea cabal de tu grandeza. No quede seno que a tu excelsa mano deudor no se confiese.
Tú las sales derrites, y tú elevas los extractos de fecundos aceites; tú [11] introduces e...





Documentos relacionados