Al clavel del aireReportar como inadecuado




Al clavel del aire - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: Echeverría

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



Esteban Echeverría Al clavel del aire A Luisa Sweet scented flower. Kirke White Flor fragante y vistosa, que del seno de rosa de mi amable hechicera vienes, fiel mensajera de su pasión ardiente, a disipar las sombras de mi mente. Dime ¿do fue tu aurora? ¿Quién te dio esa fragancia eficaz, penetrante, encantadora, y la hermosa elegancia con que gentil descuellas entre las flores bellas, que orna y matiza la divina Flora? ¿Quién esa candidez y esa pureza, adorno celestial de la belleza, que mi pecho enamora? Fue, por ventura, tu dichoso Oriente en la región ardiente donde naturaleza ostenta más vigor y gentileza? ¿O acaso la inconstante madre de los amores, menospreciada de su ingrato amante, le pidiera a la reina de las flores te llenase de encantos seductores, para que fueses poderoso hechizo de aquel infiel que abandonarla quiso? No, flor hermosa, no, que tú naciste, para más alta gloria, en la región que el Paraná famoso baña en curso grandioso: naciste de sus linfas, para grato recreo y halagüeño deseo de sus hermosas Ninfas, que al mirarte en tu cuna se gozaron, y su flor predilecta te nombraron. Tu trono digno y tu morada hiciste del aire puro, y si las otras flores reciben de la tierra su alimento; tú del sereno viento, del céfiro apacible, que divaga invisible, y del plácido aliento que los Silfos exhalan voladores. Con majestad sentada, ya en la verde enramada, ya en el frondoso espino, ya en las rocas soberbias y jardines, tu candor peregrino ostentas, y te meces con donaire, embalsamando el aire con tu aroma divino. El picaflor voltario, en su círculo vario, se deleita tan sólo en halagarte, y no osa de tu seno libar el suco ameno, que te da vida, y tu vigor robarte. No así la juventud; ella anhelante siempre gira insconstante de una flor a otra flor; todas codicia, a todas acaricia, y al fin bebe, inexperta, entre sus hojas saciedad y congojas. Émula del jazmín en la blancura, lo eres también en la fragancia pura, que de...






Documentos relacionados