Rozas cautivoReportar como inadecuado




Rozas cautivo - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: Obligado

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



Pastor Servando Obligado Rozas cautivo Hermoso tipo de raza criolla como el padre, el hijo; con la diferencia que éste se desvió desde su infancia de los buenos consejos de aquel honrado patricio. I Cristiano rubio apartando pa semilla, había gritado el Cacique, dispersando acaballazos el grupo de indios que al concluir la refriega, atropellábanse por repartirse su chapeado y prendas de plata.
En tan apurado trance, sin duda á su belleza debió Rozas su salvación. De don Juan Manuel se dijo, posteriormente, que fué uno de los más hermosos tipos de su raza. En aquel terrible año 40, que todo lo coloreó, cuando bajara de la Escuadra Francesa el Vicealmirante Mackau á visitarle, en circunstancias que un mismo sofá de crin negra sobre caoba conversaban ambos, salía el General Guido del salón de Gobierno exclamando con admiración: — ¡Jamás he visto juntos dos hombres más buenos mozos! Agregando la hermana del Gobernador, al ver entraba el General Mansilla: — Ni militar de más gallarda planta que mi marido. — Tiene razón, Agustinita; ni mujer más hermosa que la que con tanta perspicacia lo observa. Y el galante diálogo entre una dama de esprit y el más culto y galante de nuestros diplomáticos, seguiría derramando rosas en el salón del mismo, más largo sin duda que aquella visita. Pero como ninguno de los referidos personajes lo es de esta tradición, agregaremos solamente que tratándose de cristiano tan gallardo, nada extraño fué anduvieran Cacicas y Capitanejas á tirones de crenchas, cuando cristianas muy recatadas, caso hay más de uno acostumbraban imitarlas. Cómo, cuándo y dónde cayó Rozas cautivo, tema es de capítulo aparte.
Mientras alguna alma caritativa ruega á San Pedro Nolasco por su redención, de cajón viene aquí una manito de historia pampa. II Recuerda la tradición que un viernes trece, Diciembre de 1783, caía postrado de un bolazo en la frente, el Mayor de milicias don Clemente López Osornio. Cerca del...






Documentos relacionados