OH! SOLEDAD AMABLEReportar como inadecuado




OH! SOLEDAD AMABLE - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: Melgar

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



MARIANO MELGAR ¡OH! SOLEDAD AMABLE Oh Soledad amable, Donde vive el sosiego Que el hombre en otras partes busca en vano, Su deseo insaciable Aviva el mundo, y luego Niega lo que ofrecía: ¡Infiel tirano! Solo aquí el pecho humano Se engaña felizmente; Le asusta del retiro la apariencia, Más viene a la experiencia Y encuentra paz y gusto solamente. ¡Que tranquilo se goza cuando en su dulce centro reposa! Como fieros lebreles De su amo al pie tendidos Yacen al pie del alma las pasiones Ya no alzan las infieles Ruidosos alaridos: Cesaron sus funestas conmociones, Con seria reflexiones, Su grandeza eminente Vuelve a tomar el hombre envilecido; Conoce que ha nacido A ser amigo del Omnipotente, Y que su amistad tierna Durara más que el mundo, será eterna. Si viniera aquí un sabio, Lleno de ciencia impía, Mudara pronto su engañado juicio; Y de su mismo labio Todo el mundo oiría Que hay inmortalidad y un Dios propicio. El castigo del vicio Hace que temerosa, Huyendo de su autor busque la nada, Un alma abandonada; Pero venga a esta casa silenciosa, Y vera cuanto aprecia De ser benigno el Dios de nuestra iglesia. Como si el que ha caído A manos de un contrario Con cerrarse los ojos, escapase; Se cree guarecido El hombre temerario Cuando de sus miserias caso no hace. Jamás oírle le place Al que su bien procura, Y teme huir del mal que le espera; Pero si aquí viniera Conociera y sanara su locura; Con paz, con alegría, Desengaño y remedio encontraría. Oí al dulce Batilo Cantar el campo hermoso, Hierbas y flores, fuentes y ganados. Allá busque mi asilo Pero me fue engañoso. No se calmaron todos mis cuidados; Aquí están estaban cerrados Los bienes que buscaba; Solo aquí es mi deseo satisfecho, Y abismado mi pecho, Comienza a contar dichas y no acaba. Venid, venid amigos, Y de esto y mucho más seréis testigos. La presente obra ha sido digitalizada por el voluntario Eduardo Ponce García 2010 - Reservados todos los derechos Permitido el uso sin fine...






Documentos relacionados