ManumisoReportar como inadecuado




Manumiso - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: Obligado

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



Pastor Servando Obligado Manumiso (TRADICIÓN DEL AÑO DE LA LIBERTAD) La libertad es aspiración innata en todo ser. I «Vale un negro con pito» — «con pito y todo», — era la expresión de mayor asombro en la época que cada una de esas lustrosas muestras de ébano se adjudicaban en pública subasta, á voz de pregonero, bajo los portales de las Casas Consistoriales, en ciento sesenta pesos pieza, y doscientos si la madre iba con cría. ¡Alguna vez había de valer la mujer más que el hombre! La vanidad impide reconocerlo.
¡En cuántas ocasiones es superior la que nos dió la vida, y aquella en que la prolongamos! No siempre Angolas y Mozambiques tuvieron con qué comprar un cachimbo.
Alcanzando, por excepción, ser dueño de sí mismo, nada poseían.
El negro que tradicionamos, si bien se pagó en almoneda su precio en plaza, por su conducta y corrección, su habilidad, laboriosidad y virtudes, valía más.
Nunca dejó de usar la faz tiznada con que viniera á la vida, pero demostró alma más blanca al salir de ella que muchas rubias pecadoras ó arrepentidas.
Testó muchos teneres, en posesión aún de nietos de sus amos.
No le alcanzamos, pero nos alcanzaron sus cuentos.
y sobre todo sus cuentas, de cuánto adquirió y aumentó, comprobando éstas su generosidad y filantropía en obras de beneficencia que perduran, cual semillitas de selección en heredad hábilmente plantadas. II Concluidas las fiestas de San Benito el último año del siglo XVIII, más sonada que otras, por la negrería del barrio de los tambores, y en la Capilla de San Roque, con cantos y gangolina que convertían la procesión en verdadera merienda de negros, saliendo entre la multitud devota que se desgranaba por las gradas del pretil de San Francisco, descendían tres vejetes de los muchos González que poblaban el vecindario. Ellos seguían su habitual paseo y murmuraciones hacia la calle San Martín, que toda la presuntuosa aldea era de santos, al menos en sus calles, d...






Documentos relacionados