EL PURO AFECTO MIO, MI TERNURAReportar como inadecuado




EL PURO AFECTO MIO, MI TERNURA - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: Melgar

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



Mariano Melgar EL PURO AFECTO MIO, MI TERNURA El puro afecto mío, mi ternura, Va a recibir el golpe mas funesto: ¡Hay Silvia miá! De tus ojos presto No veré mas el fuego y la hermosura, Hay hoy entre mis penas fui dichoso: Tu rostro hermoso Fue el dulce encanto Con que mi llanto Volver solías En alegrías: Pero ¡Hay! Lejos de ti ya no hay consuelo, Toda pena será y continúo dueloJamás han pretendido mis amores Otra corona que el honesto lazo Y nunca en ellos puede dar un paso Sin tropezar en penas y dolores Hoy más que nunca puro e inocente Mi fuego ardiente Hace más pura Mi fiel ternura; Pero entre tanto ¡Duro quebranto! Hoy mas que nunca mi cariño pena Y el cielo a triste ausencia me condena. Un olvidado se deshace en llanto, Mas llora porque el suyo es amor ciego; Pero que un justo amor vive alejado Del bien amado. Que en el empeño De ver su dueño Solo consiga Mayor fatiga Este si que es tormento y dolor fuerte Y este golpe me da mi dura suerte. Mil males en tu amor he tolerado Sin ver lo fino de nuestra inocencia El odioso rencor ¡Dura inclemencia! A llorar nos había condenado Enemigos feroces me quitaban Cuanto deseaban Mis ansias tiernas Iras eternas Han perseguido Mi pecho herido Y hoy sobre el tanto males dan de nuevo, Y hasta las heces su amargura prueban. Siquiera en medio de contradicciones, Para mi alivio a veces te miraba Y tu rostro amoroso demostraba Que en mi no recelabas variaciones; Este solo mirar fue mi contento Y mi tormento Desaparecía Cuando veía Tu rostro afable, Fino, invariable; Mas ya este bien cual humo se deshace, Muere el remedio cuando el mal renace. Aun cuando la crueldad y tiranía De tu vista privo mi vivo anhelo. Verte pisar conmigo un mismo suelo Alivio un tanto mi melancolía: En los momentos de la noche oscura De mi amargura Supe aliviarme Con acercarme A tu morada. Mi Silvia amada, Y hoy muere aun este alivio tan pequeño Lejos me voy ¡Hay! Lejos de mi dueño ¿Qué haré cielos? ¿Qué haré? ¿Ya que m...






Documentos relacionados