El primer argentino que navegó en vaporReportar como inadecuado




El primer argentino que navegó en vapor - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: Obligado

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



Pastor Servando Obligado El primer argentino que navegó en Vapor Fué el primero que propagó más lejos de su Patria el pensamiento argentino. I En el octogésimoquinto aniversario del día luminoso de nuestros fastos en que el estandarte de humo y llamas de un barco reflejó sobre las aguas de este puerto, acaso no sea del todo inoportuno exhumar el nombre de un argentino ilustre, que lo era desde antes de ser el primero que navegó en barco á Vapor. Viajero, periodista, poeta, comerciante, fué progresista liberal de pensamiento y acción, impulsando la emancipación americana con más fuerza que el propulsor que le conducía hasta Cartagena, en propaganda por las costas mexicanas, para auxiliar la independencia de la «perla de las Antillas».
En la Argentina y Chile, Perú y Colombia, huellas dejó de su apostolado, ejemplarizando con sus donaciones y abnegación, con la elocuencia de su pluma y de su palabra, predicando los principios de la religión de la patria nueva. No obstante todos estos nobles antecedentes, razón tuvo uno de nuestros eruditos poetas en llamarle «¡forastero en su tierra!».
Firman publicaciones en su honor: Vicuña Mackenna, Palma, Menéndez Pelayo, Ticknor, Fernández Madrid, Florentino González, Vergara, Basavilbaso, en periódicos de Chile, Perú, Ecuador, Venezuela, Colombia y México.
Mientras excursionamos por descubrir su nombre, he aquí cuento al caso de otra excursión memorable! Un año antes fondeaba en Montevideo cierto bergantín, nombrado como su propulsor: el «Vapor», pero hasta el de 1825 no levó anclas el que tampoco salió del Plata, ni llegó á él.
¿Quién fué el argentino que primero se arriesgó á los peligros de lo desconocido en elemento pérfido como la onda? Poeta en acción, en alas de su fantasía emprendió vuelo un domingo, y fué no á oír misa, á hacerse oír de su cara suegra, desde un barquito á vapor, desmintiendo la afectuosa carta que da la noticia, el adagio: «Amor de yerno sol...





Documentos relacionados