El primer alambradoReportar como inadecuado




El primer alambrado - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: Obligado

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



Pastor Servando Obligado El primer alambrado (1847) Puesto en prensa el magín del gaucho más perspicaz, nunca hubiera llegado á comprender cómo un tenue hilo de alambre, casi invisible, resistiría la embestida del ganado bravio, á la vez que preservaría toda disparada y entrevero. I Pero al fin, ¿quién extendió el primer alambrado en nuestra campaña? Tal discusión empezada en el rincón de los viejos, contaminado había á todos los estantes en la tertulia de lo de Guerrico. Encontrábanse: don Silverio Ponce, estanciero de verdad, rural por los cuatro costados, frente á don Nicolás Anchorena, rico hacendado que en su vida puso los pies en ninguna de sus estancias; Terrero, Fernández, Iraola, Atucha, Alzaga, Elía, Ramos, Chas, Peña y otros que seguían entrando y llenando la sala, por donde ha pasado todo lo notable de aquellos tiempos. Las conversaciones se ramificaban en diálogos dispersos, hasta que fueron concretándose en el que vino á absorber los demás. — No ha de pasar mucho sin que los alambrados se multipliquen, centiplicando las riquezas de los campos — repitió uno. Al que cierto rural de antigua data, replicó: — Sí, señor; para guardar cochinillos de la India será bueno ese tenue alambradito, pero tal proyecto es irrealizable.
¿Quién pone puertas al campo? — Es un error — replicaban otros — seguir con los campos abiertos donde entran, cuerean, marcan, y contramarcan cuantos pasan, aunque les siga la Partida pisándoles los talones. — Don Juan Manuel de Rozas — agregó Terrero — que entre sus muchos aciertos, no negados por sus enemigos más acérrimos, le reconocen haber sido el más práctico estanciero, empezó á cerrar con tapiales una estancia de cuatro leguas. La propiedad rural viene valorizándose, y de seguir como antaño, no semillero de vacas, sino de pleitos, legaremos á nuestros hijos.
Hoy nadie sabe lo que tiene.
Basta un cuatrero en la vecindad para que señale y contramarque haciendas alz...






Documentos relacionados