Baile bajo el bombardeoReportar como inadecuado




Baile bajo el bombardeo - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: Obligado

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



Pastor Servando Obligado Baile bajo el bombardeo (1811) Cuando las primeras argentinas celebraban los albores de la emancipación nacional, arrojados marinos de contrabando bombardeaban sin previa intimación, bien que ella fuera inútil, no plaza fortificada, sino esta Ciudad siempre abierta, que nunca opuso más murallas que el pecho de sus defensores. I Fachada de antigua casa colonial, obscuras tejas asentadas en duras maderas del Paraguay, que muy poco hace cayó bajo el martillo del rematador, y casa de remates en sus postrimerias, de uno de los descendientes de su fundador, tan honorable y activo como el señor Llambí, era la penúltima, en la segunda cuadra de la calle San Martín, nombre que conmemora el Patrono de esta ciudad, y casa que recuerda al general que llevó más lejos el triunfo de la Revolución.
En ella encontró su cara mitad el gran Capitán, pero no allí anidó, que las águilas sólo anidan en las más altas cumbres. Llamaba la atención el ancho balcón saliente sobre amplia puerta de escalón alto, dando paso al zaguán, á cuya derecha abría puerta de umbral.
Por ambas penetraron lo más elevado, notable y granado, así en damas como en caballeros, que en cien años pisaron las calles de esta ciudad.
Antesala á media luz, recibía la suya del gran salón siguiente, y al exterior, de ventana á la calle de empinada reja, ferretería toda de Vizcaya, como en las casas del Consulado y siguientes hacia la Plaza Mayor. ¡Cuántas veces los niños que concurrían á la escuela de don Rufino Sánchez en vetusta casa á la vuelta, cuyos sótanos ocultaron luego la Logia Lautaro, una de las tantas del señor de Velazco, propiedad del rico padre de madama Thompson, se detenían embobados, sin que el negro esclavo consiguiera hacerles seguir, contemplando con la boca abierta el lujo que se entreveía por la ventana! Ese largo y angosto salón, profusamente iluminado, y el gran comedor que encuadraba el patio, bajo artístico artesonado, o...






Documentos relacionados