EL MORALISTAReportar como inadecuado




EL MORALISTA - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: Trigo

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



FELIPE TRIGO EL MORALISTA 2012 - Reservados todos los derechos Permitido el uso sin fines comerciales Texto revisado y elaborado por José García Postigo. Título: El Moralista: novela inédita. Autor: Felipe Trigo (1864-1916.) Publicación: Madrid: La novela corta, 1916 (Tip.
Antonio Palomino.) Fecha realización: Agosto, 2012. Lugar: Melilla (España.) EL MORALISTA I Con gran estrépito sobre las plataformas de la estación, y entre las sombras del anochecer, detúvose el convoy. —¡Manzanareees.
quince minutos! ¡Cambios de tren para Madrid y Andalucía! Adolfo, que dormitaba, se levantó a descolgar su equipaje. —¡Puñales! ¡Puñales! ¡Navajas! ¡Diablo! Se volvió a la voz cavernosa.
Vió a un hombre siniestro con un puñal en cada mano.
Hallábase en la Mancha, tierra de bandidos; pero, en fin, este hombre, que además tenía un cinturón lleno de navajas y puñales, sólo era un proveedor de los bandidos. Y Adolfo, un poco sociólogo, un poco psicólogo, bajó al andén con la maleta, pensando en el legal absurdo que castiga al criminal y consiente a los fabricantes y tenderos que le surten.
No era creíble que nadie comprase puñales y navajas de a metro más que con la idea de rajarle a otro la barriga. Si bien también era verdad que si los criminales no pudiesen serlo, él se moriría de hambre como moralista, como abogado—que ahora, por ejemplo, volvía de defender archielocuentemente en la Audiencia de Badajoz (seis mil pesetas) a un honorabilísimo marido que apuñaló a su mujer, sospechosa de adulterio. Con el codo, a través de la confusión de gentes, apretaba la cartera de billetes. El correo de Madrid esperaba, a punto de salir. Lo recorrió, a lo largo de la vía, buscando un compartimiento en donde ir solo.
No los había desocupados, y se metió en cualquiera. Iban tres hombres y una dama.
Saludó, breve.
Se arrellanó un rincón, lo más lejos que pudo.
Previsor, y a fin de tener donde tumbarse luego que cenara en Alcázar, a...






Documentos relacionados