La universalidad de Juan RamónReportar como inadecuado




La universalidad de Juan Ramón - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: Rubín

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



La universalidad de Juan Ramón Hay, en la obra de Juan Ramón Jiménez, un maridaje entre lo sencillo y claro con lo bello y profundo, prueba de que lo sublime no necesita retórica barroca y rimbombante para ser expresado.
Cuanto más superficial la idea o el sentimiento, más adorno necesita la forma, son artificios del idioma y del estilo para encubrir lo insustancial, obras de arquitecturas gramaticales, quizás bello el edificio, pero inhabitado, sin alma que lo more.
La obra de Juan Ramón Jiménez es pura y sencilla, que no quiere decir simple, se dirige al espíritu más que al intelecto, si bien el intelecto es el vehículo de su poesía.
Aunque dice, sugiere más que dice, insinúa, pero la dirección de su mensaje es como un dardo místico que busca el blanco en el espíritu, y nuestro grado dé sensibilidad determinará nuestra comprensión del contenido.
Sus emociones, sumamente íntimas y locales, pertenecen por su propio peso humano al repertorio sentimental de la más diversa representación cultural y étnica.
Como decía Unamuno, cuando el español es castizo, es universal, y es ahí donde radica el valor de la excelsa poesía del poeta moguereño, en su nivel universal. En las culturas, ese subproducto del fenómeno social, el poeta es como un bautizo de pureza que limpia el ambiente, es como si nos trajera otra vez al centro del espíritu cuando empezamos a alejarnos de éste.
La teoría científica del -Black Hole- de los espacios siderales, el poeta sería, por analogía, el -White Hole- de los siderales del alma.
Juan Ramón Jiménez nos arrastra a ese centro, y allí encontramos y comprendemos su amor franciscano por la naturaleza y por los hermanos menores, hallaríamos sus mariposas blancas y al niño tonto, -viendo con sus ojos abiertos otra vez, el dorado pasar de los gloriosos-.
En ese punto blanco no habría -potro castrado- como un -libro descuadernado-, ni nubes vanas, iríamos a la Miga con Platero y curaríamos al perro sarnoso.
Es...






Documentos relacionados