El -suspense- poético en el arte de Juan Ramón Jiménez; unos ejemplos de -Sonetos EspiritualesReportar como inadecuado




El -suspense- poético en el arte de Juan Ramón Jiménez; unos ejemplos de -Sonetos Espirituales - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: Murphy Drake

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



El «suspense» poético en el arte de Juan Ramón Jiménez; unos ejemplos de «Sonetos Espirutales» El suspense es elemento técnico que en la crítica literaria se suele mencionar refiriéndose al drama, a la novela o al cuento.
Se reconoce también en las artes plásticas.
En ellas, en obras muy distintas unas de otras, es evidente un suspense visual.
Lo vemos en muchas obras de Salvador Dalí, por ejemplo en los numerosos relojes derretidos y deformados que aparecen en pinturas suyas a través de más de veintidós años, como en el cuadro -La desintegración de la persistencia de la memoria- (1952-1954) (1). Otros ejemplos obvios del suspense visual en las artes plásticas se encuentran en los juegos de perspectiva de los dibujos de Maurits Cornelis Escher.
Escher coloca a su espectador según la perspectiva de sus dibujos. En uno, desde tres mil metros, más o menos, vemos abajo parcelas de tierra que se confunden y luego se funden con aves blancas y aves negras que se desplazan las unas a las otras en un juego visual sutil y agradable. En otros cuadros, Escher crea la unidad de diversas perspectivas, combinándolas para que tengamos la ilusión de estar arriba, mirando hacia abajo, o, fijándonos en otra parte del mismo dibujo, nos parece que vemos desde abajo la escena dibujada.
Ajustando un poco la vista, podríamos estar al mismo nivel que lo dibujado.
Además del buen diseño)- es decir, la colocación aceptable o agradable de formas del cuadro, estos dibujos nos suscitan un fuerte suspense visual (2). El suspense poético de que hablamos es algo muy parecido, pero sólo a veces consiste en un suspense visual.
Es el suspense que un poema puede despertar en el lector o en el que oye el poema.
Podemos llamarlo también -tensión poética-.
Podemos decir que puede -crear- esa tensión el poeta, transmitiendo lo que se siente él.
El buscar dónde un poeta logra la tensión poética es en cierto modo como querer saber de quién es la mano misteriosa que apa...






Documentos relacionados