Enlaces y desenlaces en las novelas de Carmen Martín GaiteReportar como inadecuado




Enlaces y desenlaces en las novelas de Carmen Martín Gaite - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: Sobejano

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



Gonzalo Sobejano Enlaces y desenlaces en las novelas de Carmen Martín Gaite University of Pennsylvania El fin de una novela designa tanto su término textual (el final) como el cumplimiento de su intención (la finalidad).
Toda historia abarcada por una novela es susceptible de continuación, pero el punto en que se da por terminada dentro del cerco narrativo puede denominarse la conclusión de dicha historia cuando su imaginable prolongación queda implícita (por anticipaciones, indicios o subentendidos) y llamarse epílogo cuando tal prolongación se resume en el último lugar de la novela.
Si ésta plantea un problema o conflicto, tendrá una solución.
La trama de la novela -el proceso desde el estado virtual, a través de la acción motivada, hacia la modificación o no modificación de aquel estado- acaba en el desenlace, que, con mucha frecuencia, admite lo que podría llamarse antedesenlace: un posible terminar de la trama, invalidado luego por el desenlace escogido. La palabra desenlace, tan usada en crítica literaria, demanda por contraste otra palabra, enlace, menos usada pero necesaria para comprender el significado de aquélla.
Ambas remiten a la trama.
Pueden distinguirse enlaces de varios órdenes: temporales, locativos, situacionales, interpersonales, temáticos, textuales. La intención de este apunte es poner de relieve en las novelas de Carmen Martín Gaite los enlaces interpersonales (relaciones entre personajes) y sus desenlaces.
Es característico de esas novelas, primero, que en ellas enlaces y desenlaces recuperan la plenitud semántica deteriorada por el uso terminológico: son hilos, ataduras, lazos que se pierden, desatan o sueltan después de haberse tendido entre persona y persona; y segundo, que esos enlaces son primordialmente dialogales (no, por ejemplo, laborales, lúdicos, eróticos, ideológicos) y que los desenlaces coinciden generalmente con aquel momento en que los interlocutores no pueden ya seguir hablándose porque ha...






Documentos relacionados