El tema del honor en el teatro de GóngoraReportar como inadecuado




El tema del honor en el teatro de Góngora - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: Dolfi

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



Laura Dolfi El tema del honor en el teatro de Góngora Nada insólito entre los temas teatrales del Siglo de Oro, el problema del honor vuelve a aparecer incluso en las piezas de Luis de Góngora como elemento importante en la creación y desarrollo del enredo.
Y aunque sea muy reducida la obra dramática gongorina, y constante la presencia de un contenido amoroso, el modo de afrontar el honor resulta marcado de manera muy distinta correspondiendo Las firmezas de Isabela (la única comedia acabada)1 y El Doctor Carlino (el largo fragmento de 2016 vv.2) a dos opuestos acercamientos al tema: ya concebido como absoluta necesidad de prevención y afirmación, ya, por el contrario, como tardía y algunas veces despreocupada negación. En efecto, si en Las firmezas de Isabela la fidelidad mujeril llega a ser el contenido predominante al que parece moldearse, no sólo el enredo, sino también el diálogo y la sicología de los protagonistas, en El doctor Carlino el ultraje padecido parece constituir, más allá de toda posible angustia interior, sobre todo una ocasión para tejer una sucesión de traiciones y engaños. Ya desde el comienzo de la comedia, a la convencional afirmación del poder de la honra: Amor y honra tiramos los más crueles del mundo; más tirano este segundo que los tres sicilianos. Ambos [.] hacen de un mortal arpón y de un gusano inmortal subjeto mi corazón. ¡Porque la honra, Carlino, cual la conciencia imagino que labra con su gusano [.] (vv.
27-38)3 no sólo sigue el rechazo de una venganza sangrienta, sino que incluso a ésta última Carlino alude con irreverencia como solución arcaica e importuna a la ofensa recibida, como «ley tan bestialmente impresa» que «solamente hoy se profesa - entre galanes de vacas» (vv.
6-8).
Además la contestación de Carlino a las siguientes dudas y reprensiones de Gerardo: Pues lo llevas de esa suerte, mata a entrambos, pero advierte que ha de ir contigo el doctor. Porque el médico mejor un montan...






Documentos relacionados