De Madrid a Nápoles: de Pedro Antonio de AlarcónReportar como inadecuado




De Madrid a Nápoles: de Pedro Antonio de Alarcón - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: Rubio Cremades

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



Enrique Rubio Cremades De Madrid a Nápoles: de Pedro Antonio de Alarcón Pedro Antonio de Alarcón es, sin lugar a dudas, una de las figuras más representativas de la literatura española del siglo XIX.
Escritor considerado por la crítica como eslabón o enlace entre el Romanticismo y el Realismo al utilizar en sus novelas, como en el caso de El escándalo o El Niño de la Bola, los resortes típicos de ambas escuelas.
El célebre autor de El sombrero de tres picos conoció en vida un éxito inusual. Envidiado y admirado al mismo tiempo gracias a sus producciones novelísticas que alcanzaron una difusión poco común.
Con anterioridad a sus éxitos editoriales protagonizados por sus trabajos de creación narrativa -entiéndase El escándalo, principalmente-, Alarcón demostró enorme interés y gran acierto en sus crónicas de viajes.
Su primera incursión en este preciso género vendría dada por la publicación de Diario de un testigo de la guerra de África (1860), libro que alcanzó la inusual venta de cincuenta mil ejemplares en pocos días y que dejaría un beneficio al editor, Gaspar y Roig, de noventa mil duros.
En Historia de mis libros el autor refleja el éxito alcanzado y el entusiasmo que despertó el referido Diario entre los lectores, admiración que se evidencia en las veinte mil cartas de felicitación que Alarcón recibió a raíz de la publicación1.
La citada obra refiere con estilo ágil, brillante, rápido y colorista las vicisitudes de la campaña africana, describiendo con fuerza emotiva episodios de su presencia en el frente, como la batalla de los Castillejos o la entrada en Tetuán.
Alarcón se convierte de esta forma en un precursor del periodismo moderno, en un reportero que difunde la noticia al calor de los hechos con fuerza y detallismo inusual.
Ante tales cotas de buen hacer y profesionalidad no es extraño que los editores del Diario de un testigo de la guerra de África2 le encomendaran una segunda obra de idéntico matiz y ...





Documentos relacionados