Consecuencia y diversidad en el «Libro de Buen Amor»Reportar como inadecuado




Consecuencia y diversidad en el «Libro de Buen Amor» - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: Sobejano

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



Gonzalo Sobejano Consecuencia y diversidad en el «Libro de Buen Amor» Consecuencia hay en un todo cuando sus partes se justifican como inducida cada una por la precedente e inductora de la subsecuente conforme a un sentido de unidad que sostiene principio, medio y fin en relación lógica. Diversidad hay en un todo cuando sus partes representan ya una novedad (cambio de un tema a otro, de una forma a otra) ya una variación de lo mismo (repetición de un tema en otra forma, de una forma con otro tema). La diversidad en el Libro del Arcipreste de Hita no ha sido nunca puesta en duda: es un rasgo evidente.
Baste recordar, entre los cambios, las disquisiciones sobre la simonía cuando el amor aconseja ser dadivoso, o sobre la penitencia cuando el carnaval es vencido y hecho prisionero, y entre las variaciones, los plurales gozos y loores de Santa María, las dos cantigas de la pasión de Cristo, el tratamiento fabulístico y el alegórico-caballeresco de los pecados mortales, o las varias mujeres de tan parecida silueta y tan diferente condición: la dueña cuerda, la fácil panadera, la beata, la joven viuda, la niña de pocos días, la serrana ávida de Malangosto, la serrana lúbrica de Riofrío, la serrana candida del Cornejo, la serrana hórrida de Tablada, la viuda lozana, la dueña devota, la monja, la mora y la que, en sentido no muy remoto del actual, es llamada simplemente «doña Fulana» (1625 c).
Eso sin contar el copioso fabulario y copiosísimo refranero.
Desde este punto de vista de la diversidad, el Libro merece el título de Libro de Buen Amor porque en ese «buen» se albergan cuando menos tres posibilidades: el loco amor erróneamente estimado como bueno por el pecador ofuscado, el amor profano ejercido como un arte, y el amor divino, y a esto se refiere el autor cuando anuncia: «bien o mal, qual puntares, tal diré, ciertamente» (70 b). Pero sobre todo, desde este punto de vista se justificaría el título con que fue designado por Janer: L...






Documentos relacionados