Borges, nuestro «fortuito» intérpreteReportar como inadecuado




Borges, nuestro «fortuito» intérprete - Descarga este documento en PDF. Documentación en PDF para descargar gratis. Disponible también para leer online.



Autor: Bellini

Fuente: http://www.biblioteca.org.ar/


Introducción



Giuseppe Bellini Borges, nuestro «fortuito» intérprete La figura de Borges y su obra son familiares hoy a todo el mundo culto. Tienen admiradores en todas partes, a cualquier orientación ideológica pertenezcan.
Sería, además, confesión de incultura el desconocimiento de este autor1 y en su aprecio se pasan por alto las contradicciones del hombre, o mejor, más que contradicciones, el gusto de Borges por sorprender con declaraciones y actitudes que en ocasiones parecieron contrastar con su firme oposición al peronismo. La mayoría de sus admiradores optaron por definir sus actuaciones sorprendentes como excentricidades.
Y sin embargo, a quienes pasaban por alto, magnánimamente, las «extrañezas» borgesianas se les escapaba la verdadera naturaleza del compromiso del escritor: compromiso con el hombre y por ende consigo mismo.
Los que realizaban hábiles distinciones para rescatarlo políticamente, no se daban cuenta de que, precisamente por este motivo, los lectores sentían más cerca de sí al hombre contradictorio y aceptaban no sus provocaciones sino el mensaje profundo, con el cual se identificaban. Impávido en su ceguera, Borges superaba sereno las situaciones más conflictivas, derrotando a sus críticos y enemigos.
Quien ha tenido la oportunidad de ver en Buenos Aires la modesta sede de la antigua Biblioteca de la que fue director -hasta que lo despidió Perón-, sobre todo si la compara con la monumentalidad y la belleza de la nueva Biblioteca Nacional, recibe una impresión que bien se aviene con la grandiosa modestia en la que Borges ha transcurrido toda su vida, a pesar de los triunfos de la fama; se da cuenta de que su espacio en el mundo ha sido todo interior, ámbito en el cual maduraron sus reflexiones no tanto en torno a la posible felicidad del hombre -como lo hizo Neruda en sus repetidas utopías-, sino relacionadas con el complicado ser humano y su límite, que los ruidos de la vida en vano intentan ocultar. A este propósito se ex...






Documentos relacionados